Los ingredientes son coco, su agua y probióticos, por lo que te recomendamos visitar tu tienda de productos naturales pues ahí podrás encontrar los probióticos necesarios (en cápsulas o pastillas) para hacer este rico yogurt.

Qué son los probióticos

Antes de empezar con el yogurt es necesario que hablemos un poco sobre los probióticos, que son en sí bacterias, pero que resultan buenas para el organismo porque regulan la flora intestinal a fin de que la digestión se regularice y sea óptima.

Ahora, como lo que queremos en nuestro yogurt son bacterias buenas provenientes de los probióticos, antes de empezar a hacer el yogurt debemos esterilizar (hirviendo) todos los instrumentos que usemos. Además una vez que añadamos los probióticos al yogurt, no debemos usar cucharas, recipientes o cualquier instrumento de metal pues estos matan a los probióticos.

¡Por fin!, manos a la obra para hacer nuestro yogurt vegano de coco.

Receta de yogurt de coco

Estos son los ingredientes que necesitarás:

  • 3 cocos blandos
  • El agua de los tres cocos
  • 2 cápsulas de probióticos o 2 pastillas

Pela los cocos, separa el agua y saca la pulpa de los mismos. En algunos supermercados los venden ya pelados, o puedes hacerlo por ti mismos, eso sí, es un trabajo un poco pesado.

En una licuadora potente, de esas que hacen frappé, coloca el coco y media taza de agua, licua y adiciona poco a poco más agua hasta obtener una crema espesa con consistencia de yogurt.

Pasa el yogurt a un recipiente de vidrio y con la ayuda de una cuchara o espátula de plástico adiciona los probióticos. Si has conseguido cápsulas solo necesitas abrirlas y añadir el polvito que contienen en el yogurt, y si se trata de pastillas con la ayuda de un mortero conviértelas  en polvo antes de integrarlas.

Cubre con un trapo limpio el yogurt y déjalo reposar por un día entero en un lugar fresco y oscuro para que los probióticos hagan su magia.

Una vez listo, puedes meter a la heladera el yogurt para servirlo frío con abundante fruta fresca y granola. ¡Delicioso!