Esto es importante resaltar que ocurre tan solo con los vinilos y no con las pegatinas para pared, que muchas veces nos venden como si fueran lo mismo pero que luego descubrimos que no es así. Las pegatinas para pared no se quitan sin dejar marca y además pueden perder color porque no tienen la misma calidad.

Vinilos para el cabecero

No es necesario gastar mucho dinero en una cama bonita o en un cabecero carísimo que quizás en unos pocos años ya no le guste. Los niños pasan etapas muy rápido y por eso los vinilos en el cabecero son una estupenda solución para poder transformar su cuarto rápidamente y con un bajo presupuesto.

Hay vinilos en forma de cabecero con motivos infantiles realmente preciosos, que quedarán muy adecuados en su cuarto y que te ayudarán a ahorrar dinero y espacio. Pero también puedes poner otros vinilos de adorno en lugar de recurrir a la forma de cabecero clásico y quedarán igualmente estupendos.

Una de las últimas opciones son los vinilos en 3D que fingen un desconchado en la pared, de modo que parece que se pudiera ver el otro lado. Aquí las alternativas van desde un fantástico paisaje hasta un bosque encantado con hadas.

Vinilos para la puerta

Si la puerta de la habitación es totalmente lisa y aburrida, ¿por qué no convertirla en una entrada a su imaginación? Existen vinilos pensados para cubrir la totalidad de la puerta y que darán a la habitación un aire totalmente diferente.

Esto está especialmente bien en el caso de puertas muy oscuras y serias que pueden quedar incluso feas en una habitación para niños, pero encajaría en cualquier tipo de puerta. Solo mídela y asegúrate de que el vinilo quedará fantástico en ella.

También hay vinilos más pequeños, que en lugar de ocupar toda la puerta solo lo hacen con una parte de ella. Se pueden colocar por dentro o por fuera y suelen tener detalles como el nombre del niño. Hay alternativas de todo tipo, como mensajes graciosos, huellas de manos, etc.

Incluso se pueden realizar vinilos totalmente personalizados con fotos de la familia que quedarán estupendamente tanto en la puerta de la habitación como en las puertas del armario del niño.

Vinilos salpicados por las paredes

Colocar en las paredes vinilos es también una buena manera de decorar la habitación del niño. Se puede elegir un vinilo de gran tamaño en una de las paredes, de modo que tome protagonismo en la habitación, o colocar varios más pequeños.

Uno de los favoritos de los padres con niños pequeños es el vinilo medidor que ayuda a saber en todo momento la altura del pequeño y ver sus progresos. A ellos también les hace mucha ilusión ver como van creciendo y cada vez alcanzan más altura en su medidor.