Los vinilos para cocinas son una de las formas de decoración más de moda en cocinas informales y con toque juvenil. Sus ventajas son muchas:

  • No son caros. Si tienes un trozo de pared en el que no quieres poner nada, un vinilo siempre encajará fantásticamente y no te costará mucho dinero. Es mucho más barato que decorar con pintura o que alicatar, por supuesto.
  • Son personalizables. Puedes conseguir vinilos de todos los tamaños, con todas las formas y con cualquier motivo. Pero si no encuentras nada que te guste en ningún catálogo anímate a diseñar tú tu propio vinilo, ya sea con un dibujo propio o con una foto que te guste y pide que te lo hagan. La mayoría de los fabricantes de vinilos decorativos aceptan encargos sin problemas. Solo tienes que entregar el diseño, indicar los colores y el tamaño y te darán un presupuesto.
  • Pueden retirarse sin problema. Si eres una persona que cambia de idea a menudo, que disfruta cambiando los muebles de la casa o el color de la pintura, entonces los vinilos son lo tuyo. Puedes retirarlos sin problema y colocar otro en el momento en el que te aburran. No pegan tan fuerte como para arrancar la pintura y solo tendrás que pasar un pañito a la pared para que lo colores se igualen.

Vamos a ver ahora cómo puedes pegar los vinilos en varios lugares de la cocina, como son las alacenas, las típicas puertas grandes de este espacio donde guardas diferentes alimentos y utensilios de cocina, conocidas también como despensas, o también sobre la pared, cubriéndola parcial o totalmente.

Vinilos para las alacenas

Además de los vinilos de pared también puedes conseguir vinilos para alacenas. Se trata de pegatinas de alta calidad que se ponen sobre las puertas para cambiar su aspecto. No nos referimos aquí a las pegatinas decorativas, que también puedes ponerlas, y que son pequeños motivos sobre el dibujo de la puerta, sino a cambiarla por completo.

La pegatina cubre toda la puerta y los bordes, por lo que hay que colocarla con mucho cuidado para que no se noten arrugas ni dobleces. En algunas ocasiones hay que aplicar calor para que el resultado sea perfecto.

Puedes cambiar el color y la apariencia de las puertas de las alacenas, ya sea de todas o solo de algunas, consiguiendo efectos fantásticos y además muy duraderos.

Vinilos para cubrir toda la pared

Los vinilos para la pared no tienen por qué ser solo decorativos. Pueden usarse para cubrir todo el alicatado y darle un aire nuevo. En este caso ya hablamos de algunos tipos de azulejos que ofrecen recubrimientos de cierto grosor que pueden ir en paredes o en techos y que permite cambiar el aspecto de las paredes de la cocina sin tener que alicatar.

Estos vinilos no se despegan con los vapores típicos de la cocina y pueden lavarse. Suelen venir presentados en pequeñas losetas para que su colocación sea mucho más sencilla, pero también están disponibles en rollos similares a los del papel clásico para empapelar paredes.

Son el material elegido en aquellas casas en las que se quiere hacer una reforma de la cocina económica y muy rápida, ya que la obra se puede hacer en tan solo un día de trabajo.