Como sabemos todos (o quizás no), Pompeya fue la ciudad sepultada –junto a Herculano- por la erupción del volcán mencionado en el año 79 D.C. Tanto los griegos como los romanos consideraban este sitio como sagrado y dedicado al semidiós Hércules. Hoy en día, la ciudad se encuentra cerca de Nápoles, una de las urbes más importantes del sur de Italia.

Si quieres saber por qué vale la pena utilizar un día de tu viaje a Roma para visitar Pompeya, te lo contamos. Fue una importante ciudad del antiguo Imperio Romano. Gracias a permanecer sepultada por las cenizas del volcán Vesubio, sus calles y edificios se mantuvieron en un buen estado. De esta forma, en la actualidad es posible recorrer la ciudad arqueológica de Pompeya, que es una de las visitas más recomendables si viajas a Italia.

Para llegar de Roma a Pompeya tienes varias opciones.

  • Alquiler de coche: éstas es la alternativa más simple, ya que en unas 3 horas por la autovía E45 estarás en Pompeya. Ten cuidado con exceder los límites de velocidad, ya que muchos autos van muy por encima de lo permitido y puede que recibas alguna multa si no estás atento.
  • Tren: desde la estación Roma Termini hasta Nápoli Centrale puedes tomar un tren rápido que tardará aproximadamente 2 horas en realizar el trayecto. Una vez en Nápoles, puedes tomar el servicio de tren de la compañía Circumvesuviana en la misma estación, que pasa por Pompeya y cuya estación final es Sorrento. Ten cuidado de no confundirte, ya que parte del mismo complejo de andenes de Nápoli Centrale es llamado “Estación Garibaldi”, pero es todo dentro del mismo sitio.
  • Tour guiado: si lo deseas, puedes contratar un tour de un día completo para ir de Roma a Pompeya, que seguramente incluye la visita a la ciudad arqueológica, el Monte Vesubio y Herculano. Algunas excursiones incluyen también un breve recorrido por algunos sitios de la Costa de Amalfi.
  • Tren + tour: puedes ir en tren de Roma a Nápoles y, una vez allí, contratar una excursión a Pompeya. Seguramente sea más económico que viajar con un tour guiado desde la Ciudad Eterna y te permitirá tener un poco más de flexibilidad para evaluar tus opciones. Con una excursión de medio día desde Nápoles es suficiente para visitar los puntos turísticos más interesantes de Pompeya.
  • Avión: si realmente quieres llegar rápido, puedes volar desde Roma a Nápoles. El vuelo dura aproximadamente 50 minutos. Pero, teniendo en cuenta que debes estar en el aeropuerto al menos una hora antes para trayectos domésticos y todo el tiempo que pierdes yendo y viniendo del aeropuerto, tal vez no sea la opción más conveniente, a menos que vayas a pasar varios días en la zona.

Como ves, Pompeya no es sólo interesante sino que también tiene muchas opciones para llegar desde Roma. ¿Qué estás esperando para organizar tu viaje?