Muchos decidimos por viajes en avión ya sea por comodidad o que nuestro destino este kilómetros y kilómetros de distancia. Sea cual sea la razón muchas veces estos viajes no resultan como quisiéramos ya que nuestros hijos hacen berrinches o lloran sin parar haciendo incomodo el viaje para nosotros y los demás pasajeros. No importa la edad del niño ya que la edad difícil puede rondar del año hasta los 10 años dependiendo de la hiperactividad de este.

Consejos prácticos

A continuación vamos a darte varios consejos para que puedas conseguir un viaje más tranquilo junto a tus hijos. Todo tiene que ver con una buena preparación del viaje y dedicarles el tiempo y atención necesarios, sin descuidar, cómo no, la seguridad.

Aquí tienes nuestras recomendaciones:

  • Habla con ellos con anticipación: si tu hijo ronda los 5 u 8 años es una buena idea es que hables con ellos días antes del viaje, de esta forma puedes prepararlos para ese día. Puedes mostrarle videos de aviones y de lo geniales que son, recuerda que al ser niños lo único que quieren es hacer cosas asombrosas y pasarla bien. Muéstrales lo genial que es volar por el cielo, de esta forma no se sentirán ansiosos cuando se suban por primera vez a una máquina de estas. Incluso algunos adultos pueden mostrarse ansiosos por subirse a un avión.
  • Todo puede ser un juego: puedes hacer que todo el viaje sea un juego donde incluso él pueda ser el piloto. Algunos expertos dicen que el jugar con los niños a ser el piloto o incluso la azafata en un avión puede reducirles el estrés y el miedo a volar que puedan presentar.
  • Precaución: si es nuestro primer viaje en avión no sabemos cómo reaccionara nuestro hijo, así que hay que ser precavido. Pide más bolsas para vomitar a la azafata, así como llevar un cambio extra o por lo menos una camisa puede ayudar en caso de que el niño se maree y tenga que vomitar.
  • Con sueño se viaja mejor: una buena idea es viajar en horarios que sabemos que el niño toma su siesta o que pueda estar más cansado, de esta forma lo más probable es que se duerma y despierte cundo ya todo el viaje haya pasado.