Seguro que hay ocasiones en las que te has retraído de realizar un viaje largo en avión al pensar en todos los inconvenientes, realmente puede resultar muy complicado. Para que la experiencia no resulte tormentosa, aquí te explicamos algunos consejos que debes seguir si quieres viajar con tu mejor amigo:

  • Comprueba información de la aerolínea: cada compañía tiene sus propias políticas, por lo que debes informarte muy bien y elegir viajar en alguna aerolínea que te brinde este servicio con calidad, además de ofrecerte comodidad a ti también. Además de esto, debes tener en cuenta que el pasaje de tu mascota puede tardar mucho más que el tuyo pues necesita de la aprobación de varios requisitos. También supone un gasto superior a tu pasaje. Estas cosas las debes considerar antes de conseguir el boleto de avión.
  • Preparación: como ya te mencionamos, un pasaje para tu mascota se tarda. Procura empezar los papeleos y trámites con al menos dos meses de antelación. En un viaje en avión solo pueden viajar al menos dos perros por vuelo, así que debes asegurarte de que lo puedes llevar.
  • Acostumbra a tu mascota a viajar: este consejo funciona mejor con los perros. Procura llevarlo contigo en el auto las veces que puedas y asegúrate de que vaya cómodo. Esto les permitirá viajar con tranquilidad en el avión y no generará ansiedad o estrés a tu perro o a ti. Por otra parte, los gatos suelen ser más complicados ya que no les gusta para nada viajar en auto. Lo que puedes hacer es asegurarte de que su trasportín sea cómodo y que él pueda sentirse a gusto en él. En su mayoría, los gatos son tranquilos durante los vuelos.
  • Papeles al día: en cada país, la documentación varía. Lo principal es tener el pasaporte de tu mascota. Este lo expide el veterinario generalmente cuando se le coloca el chip al animal. Este pasaporte es sumamente importante pues contiene el historial médico de tu mascota. Aparte de esto, debes consultar la información necesaria. Para esto verifica cuáles papeles requiere la aerolínea en la que viajarás y qué papeles exigen en la embajada del país al que viajarán. Es importante saber esto porque cada país tiene sus propias exigencias.
  • Durante el viaje: lo más recomendable es que el animal no haya comido por lo menos dos horas antes del vuelo. Esto ayudará a evitar las ganas de hacer sus necesidades fisiológicas. Recuerda que sería muy complicado pues, su trasportín es muy pequeño para eso y no lo puedes sacar del mismo durante el viaje. Algunos también optan por dormirlos durante el vuelo, pero en la mayoría de los casos no es completamente necesario. También debes llevar una manta para evitar que pase frío con los cambios de temperatura. Cada vez que hagas escalas, busca lugares en los que puedas sacar a tu mascota del trasportín para que se estire un poco y se relaje. Viajar por muchas horas dentro de un pequeño cubículo puede ser muy incómodo.
  • Tu destino: no todos los países son amigables con las mascotas. En algunos puede que no tengas la posibilidad de salir a pasear con libertad con ellos y debas dejarlos en algún otro sitio. Por eso debes investigar muy bien a dónde irás. Si viajas con tu mascota es para no dejarlo solo en casa, no vale la pena viajar y dejarlo en un sitio desconocido.