Existen diferentes variedades de acuerdo al proceso de cosecha, oxidación y fermentación, de allí los cuatro tés básicos: blanca, verde, rojo y negro. Todos proceden de la misma planta CAMELLIA SINENSIS. Cuando se toma tilo, cedrón, menta, etc., se llaman tisanas o infusiones de hierbas, mal llamados tés. El té solamente pertenece a la planta mencionada y las variedades se deben a los distintos procesos mencionados.

Los procesos que diferencian los tés son:

  • Para el té verde, se tratan al vapor, se trituran y se secan.
  • Para el té rojo, se hace una fermentación parcial.
  • Para el té negro, se seca, se exprime antes de fermentarlas y disecarlas.
  • Para el té blanco, se elabora con los brotes más jóvenes de la planta.

El té blanco es conocido como yinzhen (aguja de plata), se utilizan sólo las primeras hojas que no se han oxidado y se protegen del sol para que no formen clorofila. Se necesitan miles de hojitas, cosechadas a mano y en primavera para obtener un poco de té, es por eso que es la variedad más cara del mundo. Es necesario que se sequen al aire libre sobre paño de seda para que se evapore el agua y se mantengan las propiedades. Es la variedad menos procesada. Entre sus propiedades se encuentran alta concentración de catequinas y polifenoles que son antioxidantes potentes y sales minerales como sodio, potasio, flúor, hierro, sílice, magnesio, calcio y fósforo.

Se utiliza como diurético, combate la fatiga física y mental y para combatir el colesterol.

Té blanco

El té verde se cosecha y las hojas se dejan secar y se fragmenta rápidamente. Luego se templa y no se fermenta. Su efecto se nota en todos los órganos del cuerpo, es un gran regulador sobre todo en el corazón, también hidrata, ayuda con las digestiones, es calmante. Presenta una gran cantidad de fluoruro lo cual ayuda a fortalecer los huesos y dientes. Es de gran ayuda en la lucha contra el cáncer de piel, estómago, esófago y colon.

té verde

El té rojo (oolong o wulong) dragón negro. Sus hojas son fermentadas la mitad del tiempo que se fermentan las del té negro. Entre sus propiedades se encuentran los taninos muy útiles en la lucha contra el cáncer porque ayuda a las células a reproducirse con exactitud. Reduce el colesterol, es antioxidante, digestivo, levanta las defensas.

Té rojo

El té negro es originario de la tierra de la “eterna primavera” este té suele estacionarse hasta por 50 años y en la antigüedad se lo utilizaba como moneda de cambio. Se lo usa como medicinal ya que es excelente para el hígado, para la resaca y facilita la digestión. Además elimina grasas.

Té negro

De acuerdo al tamaño de las hojas se tienen las variedades de té negro: Ceilán, Assam, Darjeeling considerado por muchos el más fino de los tés negros. Es rico en minerales, es muy aromático y de sabor intenso.