El vino es una bebida que se obtiene a base de la fermentación alcohólica parcial o total del jugo de la uva. Existe una gran variedad de vinos y depende mucho su sabor y su calidad, por el sitio en el que se haya fabricado y cultivado la uva. Si eres un amante de los vinos, seguramente para ti no habrá nada mejor que pasar el rato disfrutando de buena compañía y de una deliciosa copa de vino. Por lo tanto, te hablaremos un poco de la variedad de vino que puedes elegir.

  • Vino blanco: Este vino es obtenido a base de uvas blancas. Aunque suele ser poco frecuente, también puede ser obtenido a partir de uvas tintas de pulpa no coloreada a las que se les separa la piel de la uva.
  • Vino rosado: Es el obtenido a partir de uvas tintas a las que no se les ha separado la piel de la uva.
  • Vino tinto: Este vino suele ser obtenido a partir de uvas tintas a las que se les ha quitado de forma parcial la piel. También puede provenir de mezcla de uvas blancas y tintas.
  • Clarete: El nombre proviene de la perversión e imitación de "Claret", el vino pálido tinto de origen Bordeaux. Comúnmente son elaborados con uvas tintas y blancas, realizando la fermentación con la piel de las uvas. Su elaboración está justificada cuando se quiere producir vino con suficiente color rosado pero no se dispone de la cantidad necesaria de uvas tintas.
  • Vinos Jóvenes: Estos tipos de vinos no han sido criados y envejecidos en barrica de madera o pueden haber tenido una mínima crianza, cuya duración oscila entre 0 a 6 meses, aquí se pueden encontrar los vinos blancos, rosados y tintos.
  • Vinos de crianza: Este tipo de vinos tienen que tener como un mínimo de seis meses en barrica de madera y hasta dos años en botella. Son generalmente vinos tintos, pudiendo encontrar algunos blancos, pero muy raro encontrar rosados. Su consumo ideal oscila entre los 3 a 10 años, llegando unos incluso hasta los 20 años.
  • Vinos de reserva: Estos tienen como mínimo un año en barrica de madera y hasta pueden llegar a tener tres años en botella.
  • Vinos de gran reserva: Como su nombre lo indica, estos tienen un mayor tiempo así que como mínimo puede durar dos años en barrica de madera y  puede llegar hasta cinco años en botella.
  • Vinos generosos secos: Se tratan de aquellos vinos que han sido obtenido a base de prácticas tecnológicas muy sofisticadas y específicas para cada uno de estos vinos.
  • Vinos espumosos: Este tipo de vino es muy especial, ya que requiere de un tratamiento que los demás vinos no requieren necesario.
  • Vinos blancos secos naturales: Este tipo de vino resulta fabuloso como acompañamiento de recetas marineras bien elaboradas, como pescado en salsa, pescado azul o moluscos.