Aquí tienes la lista de los diferentes tipos de velo que puede encontrar la novia para acompañar a su vestido, cada uno con unas características diferfentes, en función del estilo que desea lucir para este día:

  • Velo corto o Blusher: Es un velo que mide entre 55 y 65 cm de largo y se utiliza para cubrir el rostro de la novia. Suele llegar hasta los hombros y se recomienda su uso cuando los vestidos dejan estos últimos al descubierto, a fin de evitar recargar demasiado la parte superior. Algunos asesores de moda no recomiendan el uso de este tipo de velo en las mujeres cuyo rostro sea redondo o muy grande.
  • Velo tipo fuente: Este tipo de velo también cubre el rostro de la novia, llegando por delante al nivel de los codos y siendo por detrás un poco más largo. Es perfecto para las novias que quieran mantener la tradición de cubrir el rostro pero que sus vestidos cubran sus hombros.
  • Velo ruso o de rejilla: Se trata de un velo muy chic y original que cubre solo una parte del rostro. El material para su confección es mucho más rígido que el utilizado para el resto de los velos. Este tipo de velo, también llamado “francés”, va muy bien con vestidos cortos y más casuales.
  • Velo tipo mantilla: El diseño de este velo se asemeja a las mantillas típicas españolas, de allí su nombre. Lo más característico y bonito de este tipo de velo es la decoración de sus bordes, que suele hacerse a mano, bien sea bordado o con aplicaciones muy sutiles. Este velo va puesto con una peineta o tocado en la parte más alta de la cabeza y se extiende sobre los hombros y hasta un poco más abajo de los codos, sin llegar a cubrir el rostro.
  • Velo “puntas al codo” o asimétrico: Este tipo de velo es de los más escogidos por las novias actuales, ya que no le resta impacto al vestido y es muy cómodo. Suele prenderse del moño de la novia y extenderse hasta los codos, cayendo en forma de “V” sobre la espalda. Se estila que sus bordes tengan aplicaciones o bordados a mano muy delicados.
  • Velo puntas al dedo: Sus diferencias con el tipo de velo anterior no son muchas, solo que es un poco más largo, extendiéndose hasta la punta de los dedos de la novia. No se recomienda su uso en novias de baja estura o contextura gruesa, ya que las haría ver más bajitas y menos estilizadas.
  • Velos largos: tipo vals, estilo capilla y estilo catedral: El velo tipo vals tiene casi el mismo largo que el vestido, llegando aproximadamente hasta la mitad de las pantorrillas de la novia. Suele armonizar muy bien con vestidos ajustados al cuerpo o de corte recto.

Los velos estilo capilla llegan un poco más abajo de los tobillos, sobresaliendo unos centímetros para rozar el suelo. Las novias que opten por vestidos de corte “princesa” van a lucir muy guapas con este tipo de velo.

El último de los tipos de velos largos es el llamado estilo catedral. Es el tipo de velo más elegante y el elegido comúnmente por las novias monarcas. Va muy bien con vestidos de encaje que sean igualmente elegantes.