Podemos encontrar sustitutos que si bien es cierto no aportan el mismo exacto sabor sí tienen el mismo objetivo que la sal nos proporciona, que es resaltar los sabores naturales de los alimentos. Los sustitutos de la sal son:

  • Hierbas: El punto es llenar de sabores que resalten los ya presentes en los alimentos y para eso las hierbas son un gran aliado. Elimina sal de un bistec con la ayuda de limón, romero, albahaca u orégano secos, así como al asarlo sobre hierbas como la salvia. Dar sabor sin sal es posible gracias a las hierbas aromáticas.
  • Especias: Lo mismo pasa con las especias porque aportan mucho sabor sin la necesidad de salar los alimentos. Ten a la mano un especiero bien surtido y aporta todo el sabor que creas necesario para cada plato sin sal.
  • Sal marina: Como no ha pasado por los procesos de yodado que la sal de mesa experimenta esta sal es más recomendable. De hecho, elimina la sal yodada de tu mesa y usa solamente sales marinas que aportan energía, reducen la acidez, estimulan la circulación sanguínea entre otros beneficios.
  • Sal en los vegetales: Una vez que nos hayamos acostumbrado a alimentos con muy poca sal, podemos hacer uso de la sal natural que encontramos en ingredientes como los que te mostramos a continuación, pues en sí mismos estos vegetales contienen altos porcentajes de sales naturales que son buenas a la salud, aportando sabor pero también beneficios en lugar de dañar nuestro organismo: apio, espárrago blanco, remolacha o betabel, alcachofa, acelga, espinaca o zanahoria.

Agregando estas verduras a sopas, cremas, guisos y demás alimentos podemos evitar el uso de la sal de mesa en las comidas, y garantizar que la sal que consumismos sea de origen 100% natural.

Problemas a la salud por el alto consumo de sal

Aunque claro está, como cualquier exceso, el sustituir por completo la sal no es recomendable, sino consumirla con responsabilidad sabiendo que mucha sal en la comida provoca problemas de hipertensión, osteoporosis, asma, e infarto entre otros.

Además la sal en exceso favorece la retención de líquidos por lo que podemos parecer más anchos, pesados y menos firmes físicamente por mero efecto de la sal.

Una dieta con un consumo de sal mínimo o moderado es recomendable y nos aporta más salud para vivir plenamente, considera estos consejos y estos sustitutos naturales de la sal para bien de tu salud.