No siempre disponemos de mucho tiempo para levantarnos y disfrutar de un desayuno de manera tranquila durante mucho tiempo, pero para tener un desayuno saludable y energético no se requiere más de diez minutos. Así que levantándonos al menos quince minutos antes no tendremos más excusas para no disfrutar de un desayuno saludable, pues queremos evitar los excesos en esta comida. Recuerda que no todos los ingredientes son adecuados para aportarte energías y darte fuerzas para un entrenamiento matutino. Existen alimentos poco saludables para el desayuno que realmente no te hacen un gran aporte calórico y realmente están cargados de grasas saturadas que poco beneficio aportarán a tu organismo.

La fuente idónea de energía la obtenemos de los carbohidratos de absorción lenta que podemos encontrar en productos tales como las rebanadas de pan integral, el muesli, copos de cereales, galletas… pero lo fundamental es tener un equilibrio entre hidratos, proteínas y grasas cómo hemos dicho anteriormente.

Algunas de las pautas y/o alimentos que debemos tomar para disfrutar de un saludable desayuno energético son:

  • Zumos de frutas recién licuados o frutas frescas en piezas son muy ricas en vitaminas antioxidantes.
  • Los frutos secos pueden sernos muy útiles para obtener ácidos grasos esenciales. Asimismo son ricos en Hidratos de carbono que pueden proporcionarnos energía.
  • Es muy importante no incluir en nuestro desayuno mucho azúcar. Especialmente azúcar blanca refinada. Mucha gente come en el desayuno cereales ricos en azúcar o toma un café o infusiones con mucho azúcar. Haciendo esto nos llenamos de calorías inútiles que no aportan nada a nuestro cuerpo. 
  • Es fundamental que nos hidratemos durante el desayuno después de estar tantas horas por la noche sin beber. Por lo tanto, comenzar el desayuno bebiendo agua en ayunas es muy importante. También es muy recomendable beber agua con limón ya que ayuda a mejorar la digestión y depurar el sistema digestivo.
  • Obtener una muy buena cantidad de proteínas en el desayuno es muy importante, ya que estas nos ayudarán a saciarnos durante la mañana y ayudarnos con nuestro tejido muscular. Algunas fuentes de proteínas para el desayuno son, almendras, avena, nueces, huevos, pollo…  Cualquiera de estas son ideales si se complementan con frutas y vegetales. Se trata de ingredientes que deben estar presente en los desayunos para deportistas, a fin de prepararlos para una actividad física intensa.
  • Es muy valioso que tomemos el desayuno de manera tranquila, comer a prisa y corriendo o comer de pie no nos ayuda en nada. Provoca malas digestiones y resulta menos saciante.
  • Uno de los errores más comunes en el desayuno es sustituirlo por una bebida excitante como el café.  Este tipo de bebidas generan estrés en el cuerpo y crean una ilusión de energía que apenas dura unas pocas horas. Además con el paso de las horas al ir disminuyendo los niveles de glucosa en el organismo puede producirse una sobrecarga en el cerebro que genere mareos, ansiedad y sensación de hambre muy aguda.
  • Por supuesto no debemos confundir desayuno energético con un buffet libre. Es bueno alimentarse bien, pero no podemos abusar de alimentos muy pesados y grasos que nos dificulten la digestión y nos generen una sensación de pesadez en el cuerpo.