Es un hecho el que debes estar con una persona que sencillamente podréis catalogar de especial, alguien que sientes es todo para ti, o las piezas faltantes del rompecabezas que eres tú. Sea cual sea la manera en que describas ese sentimiento, no tenemos más que el anhelo de darte indicios que te ayudarán a saber si esa es la persona con la que deberás estar por el resto de tu vida.

  • Se ríen a cada instante: Sabes muy bien que el tiempo que pasas con esa persona es diferente, pues todo supone un estado continuo de risas y más risas, incluso después de una que otra pelea, no pueden, sencillamente evitar, alegrarse y divertirse con la presencia del otro.
  • No te da miedo ser tú mismo: Normalmente nuestra vida consiste en un 98% de apariencias. Buscamos el aparentar ser algo incluso si lo somos. Para evitar malos entendidos, aclaramos que no con esto dicho queremos emitir un juicio negativo, sino aclarar que, incluso, durante el cortejo, lo cual es socialmente aceptable, guardamos la manera en cómo nos comportamos. Resulta, pues, de buenas y primeras que sencillamente, somos también y mucho en gran medida ese 2% restante que, pocas personas han tenido la desdicha de conocer. Entonces, sabes que estás con la persona indicada porque, con ella, puedes ser el 100%, que seas de esta forma u la otra, no importa mucho, sino el hecho de que se aman y se aceptan como son.
  • Sientes una atracción inagotable: Puede haber, por supuesto, altos y bajos en la intensidad de la atracción, pero nunca falta. Siempre consigues algo nuevo o especial de esa persona que te hace sentir tan augusto y feliz como intrigado por quién esa persona es.
  • Te respeta en medio de las discusiones: Aunque habrá momentos de discusión, y, en sí, son fructíferos unas que otras veces puesto que los unirá más, en la transición de ese instante, jamás buscará el dañarte con aquello que sabe que más te duele, ni en el peor de los casos lo intentará, pues, te ama y aprecia tanto que significas más para esa persona que un instante de molestia.
  • En verdad quieres que funcione: No por cualquier cosa comenzarán a distanciarse. Sientes que esa persona es la indicada y, de la misma manera en que uno se muestra al otro como es, aun con sus fallas, no pueden sino sonreírse y dar lo mejor de sí cada día para estrechar más los lazos entre ambos.
  • Quieren pasar cada momento juntos: No importa la duración del instante, si es posible, se quieren ver. No importa el lugar, ni el tiempo que tarden en allí llegar, lo harán porque, sin más, son un mundo aparte juntos. En otras palabras, sencillamente entre ambos están en otro estado de ánimo, muy sublime, respecto al resto de personas, y siempre que estén juntos.
  • Respetan el espacio del otro: Aun con todo esto, y, que gusten y anhelen el estar juntos, esto, no los lleva a trasgredir las fronteras de la intimidad propia de su pareja con sus conocidos. Si bien habrá momentos en que estarán juntos con ellos, nos referimos claramente a que no planean controlar la vida del otro, les dejan hacer y usted hace, pues, realmente, saben que se pertenecen el uno al otro.