El equilibrio entre ambas elecciones

La verdad es que seguir una dieta vegetariana bajo el asesoramiento de un nutricionista o un experto en el área es bastante saludable, en especial porque el consumo de ciertos vegetales ayuda a la prevención y tratamiento de ciertas enfermedades, tales como la osteoporosis o la diabetes. Hay que lograr seguir una dieta vegetariana equilibrada que nos aporte todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para su correcto funcionamiento.

El consumo de carne  de modo regular y sin excesos, es también saludable ya que proporciona diferentes nutrientes a nuestro organismo, los cuales hacen falta para que podamos tener un mayor rendimiento en diferentes actividades. Lo más recomendable en el caso del consumo de carne, es elegir aquellas que no han sido alteradas químicamente, porque es cuando pueden ser perjudiciales para nuestra salud.

Dieta vegetariana durante el embarazo

Seguir una dieta vegetariana durante el periodo de un embarazo ha demostrado tener resultados positivos, tanto en la salud de la madre como del hijo. Es importante mencionar que esta se debe efectuar bajo el cuidado de un nutricionista o la supervisión de un doctor, los beneficios de esta dieta incluyen desde menos riesgo de padecer hipertensión hasta evitar padecer obesidad.

Una dieta adecuada de este tipo durante el embarazo debe poseer alimentos que puedan sustituir de forma correcta los ácidos grasos que necesitas, como el omega 3, el hierro, zinc y la vitamina B12, entre otros.

Es complicado ser vegetariano en un mundo de carnívoros

El ser humano es carnívoro por naturaleza. Aunque muchas investigaciones demuestran que nuestros primeros antepasados eran vegetarianos pero durante su evolución se vieron forzados a consumir carne para su supervivencia, por lo que estamos adecuados para consumir desde carnes, hasta verduras o semillas, por lo que no hay ningún problema si decides elegir alguna de estas opciones como tu estilo de vida. Lo cierto es que la gastronomía vegetariana no está tan presente como la omnívora, más presente en supermercados o restaurantes, lo que hace difícil a veces seguir una dieta puramente vegetariana.

Carne o vegetales

A nuestro organismo le cuesta más trabajo el proceso digestivo cuando se trata del consumo de carne, ya que este pasa por diferentes procesos, al contrario de una dieta que está basada en vegetales, es mucho más rápido ya que los jugos gástricos trabajan sin esforzarse tanto y además permite que tengamos una digestión menos pesada.

La elección de un estilo de vida es enteramente tuyo, siempre existen pros y contras de diferentes formas, lo más importante de todo es tratar de elegir alimentos lo más saludables posibles, procurando tener una dieta balanceada que nos proporcione todos los nutrientes y vitaminas que necesitamos para poder mantener la fuerza y vitalidad que requerimos para combatir enfermedades y llevar una vida llena de energía.