Es verdad la gran ciudad que es la capital de Italia y en su momento del gran Imperio Romano no fue construida en un día ni tampoco puede recorrerse por completo en tan poco tiempo. De hecho nosotros te recomendaríamos un viaje de cinco días a Roma para poder ver todos los sitios interesantes, o como mínimo, un recorrido de tres días para ver al menos lo más importante. Pero, por suerte, el centro de la ciudad es bastante accesible a pie y no hay muchos sitios a los que no puedas llegar caminando. Si deseas conocer algunos de los sitios más famosos de Roma, puedes seguir esta lista de sugerencias:

  • Sin dudas, querrás visitar el Coliseo. Ten en cuenta que puede haber mucha gente y largas filas para ingresar, pero puedes hacer la visita en una o dos horas si llevas prisa. O, si no te alcanza el tiempo, seguramente querrás tomarte un par de fotografías frente al que fuera el estadio de los gladiadores romanos. Otro sitio para tomar lindas fotos es el Arco de Constantino. Los Foros Imperiales y el Monte Palatino también son imprescindibles, aunque sea para echarles un vistazo.

Arco de Tito en el Foro de Roma

  • Pasea por el Vaticano. La plaza y la basílica de San Pedro son visitas indiscutidas para todo turista que llegue a Roma. Puedes llegar a la zona en metro en unos 20 minutos desde el Coliseo. Aquí también puede haber largas filas de visitantes esperando para acceder a la basílica a través del arco de seguridad, así que ten en cuenta que puede llevarte bastante tiempo entrar y además paear por todo lo que ver en el Vaticano. No te recomendamos la visita a los Museos Vaticanos pues esto te consumiría como mínimo medio día, así que te recomendamos ante todo visitar la basílica y la famosa plaza del Vaticano.

Basílica de San Pedro en el Vaticano

  • La Fontana di Trevi es una de las visitas indiscutidas si sólo cuentas con 24 horas para pasear por Roma. Toma un helado de las gelatterias cercanas (no te vayas sin probar al menos la comida típica de Roma) y tira una moneda en la fuente para volver a la ciudad (si tienes suerte, por más de un día).

Fontana de Trevi

  • Seguramente pases por la Piazza Venezia y el Monumento a Vittorio Emanuele II, que fue el centro geográfico del antiguo Imperio Romano. Se trata de un monumento a la patria y al “soldado desconocido”, similar al que hay en otras ciudades europeas para honrar a los anónimos caídos en guerra.

Monumento Vittorio Emanuele II

  • Puedes culminar tu día y cenar en la Piazza di Spagna. Allí se encuentran las famosas Escalinatas Españolas, y en su cumbre se halla la iglesia Trinitá dei Monti. Es un sitio lleno de encanto, siempre lleno de gente. En esta plaza nacen algunas de las calles más famosas de la ciudad, como la Via dei Condotti y la Via Frattina. A los pies de la escalinata se encuentra una fuente con forma de barcaza que es bellamente iluminada por las noches. ¿Hay mejor manera de terminar tu agitado paseo por Roma que tomando una copa de vino y disfrutando de un plato de pastas típicamente italianas, sentado al aire libre en la terraza de un restaurante tradicional?

Plaza de España, justo a los pies de la famosa escalinata

Con estos sitios que te acabamos de sugerir, tendrás una dosis suficiente para saciar tu apetito de Roma por un tiempo. Pero si deseas volver alguna vez, muchas otras atracciones te esperan.