Para que puedas aprovechar al máximo tu viaje a Roma, te sugerimos visitas y actividades para realizar durante una estancia de 5 días. Ten en cuenta que es una “estancia ideal” y que puedes sumar o restar alguna actividad en base a tus intereses. Es sólo una sugerencia, tu viaje lo armas tú, claro.

Día 1

Te proponemos comenzar con una de las visitas más populares de todo viaje a Roma: el Coliseo. Puedes pasarte medio día o más visitando el antiguo estadio de gladiadores romanos y sus alrededores, como el Arco de Constantino, el Monte Palatino y los Foros Imperiales. Es una zona llena de ruinas del viejo Imperio Romano y miles de años de historia.

Si te encuentras con fuerzas suficientes para recorrer un poco más, puedes hacer una visita a los Museos Capitolinos, que es el museo público más antiguo del mundo y que data del siglo XV.

Por la noche, cuando se encuentra bellamente iluminada, puedes ir a conocer la Fontana di Trevi y echar una moneda para ver si vuelves a Roma.

Interior del coliseo romano

Día 2

El segundo día puedes ir de visita al Vaticano. Puedes contratar un tour de medio día por toda la zona o hacer las visitas por tu cuenta. Si quieres recorrer el área, puedes tomarte todo el día para ir todos los sitios más importantes.

Para visitar los Museos Vaticanos deberás hacer fila por una o dos horas a menos que contrates una visita guiada. Suele haber muchísima gente aquí ya que es donde se encuentra la mundialmente célebre Capilla Sixtina.

También debes visitar la Plaza y la Basílica de San Pedro, que dependiendo de la cantidad de gente, puede tomarte una hora o dos más. Se trata de la Basílica donde el Papa da sus misas.

Otra visita muy popular es el Castel Sant’Angelo, que se encuentra a orillas del Tiber y muy cerca de la Plaza de San Pedro. Fue construido alrededor del año 123 D.C. y fue utilizado como mausoleo del Emperador Adriano y su familia.

Museos vaticanos

Día 3

El tercer día te puedes dedicar a visitar las plazas más bellas de Roma: la Piazza di Spagna, la Piazza Navona y la Piazza del Popolo.

  • La Piazza Navona es conocida por sus encantadoras fuentes y su estilo barroco.
  • La Piazza del Popolo es donde se encuentra la Porta del Popolo y donde nacen varias calles comerciales de Roma.
  • La Piazza di Spagna es donde se encuentran las famosas Escalinatas Españolas y, en su cima, la iglesia Trinitá dei Monti.

Ese día también puedes hacer una visita al Panteón, si estás de ánimo, o hacer algún tour gastronómico para probar los platos típicos romanos. También son interesantes la Piazza Venezia y el monumento a Vittorio Emanuele II, con el Altar a la Patria.

Piazza Navona, con varios monumentos, como la catedral, además de un bonito mercadillo de arte

Día 4

Uno de los barrios más bonitos de Roma es el famoso Trastevere, cuyo nombre significa “tras el Tiber”. Es un área tranquila, bohemia y pintoresca.

Uno de los sitios más interesantes para visitar en esta zona es la basílica Santa María in Trastevere, construida en la Edad Media. Si cae domingo, puedes ir también al mercadillo Porta Portese.

Lo ideal es caminar sin rumbo y sentir el espíritu del barrio. Llegada la noche puedes cenar por allí, ya que una zona muy animada con muchos bares y restaurantes.

Barrio del Trastevere

Día 5

El último día puedes dejarlo para hacer algunas compras de productos regionales o hacer actividades más relajadas, como visitar la Villa Borghese, con sus parques y museos.

Además de disfrutar sus jardines y hacer un picnic para el almuerzo, puedes visitar la Galería Borghese.

El resto del día puedes emplearlo en recorrer las Termas de Diocleciano, uno de los baños más grandes que aún sobreviven del antiguo Imperio Romano.

Galería Borghese