Bajo el nombre del “mayor diamante del mundo”, Cullinan, se describe a este nuevo modelo que aparece en el mercado automotriz. Y es que la afamada marca británica no podía quedarse sin lanzar su propio SUV, ¿Cómo? Si ya otras marcas como Bentley o Maserati lo han hecho en los últimos años, incluso Lamborgini tiene el suyo, esta exclusiva marca no podía quedarse sin representación en esta categoría de vehículos con tanta demanda actualmente.

Este asunto del primer SUV de Rolls Royce ha causado un verdadero revuelo, tanto así que Andrew Boyle-gerente de comunicación de productos globales-comentó en Motoring: ”Es un deshonor que uno de sus modelos se considere un todo terreno. Lo llamamos vehículo de carrocería elevada. No lo definimos como SUV porque no es un carro deportivo” Al parecer podrían utilizar la denominación de HSV.

“Un buen número de marcas está entrando en este segmento del mercado sus propias interpretaciones de lo que debería ser un SUV de lujo. En Rolls Royce vamos a ofrecer algo muy diferente a lo que hay disponible hoy en día” comentó el directivo.

Tal como el nombre del vehículo lo indica, Rolls Royce se prepara para mostrar al mundo una joya de grandes dimensiones, pero por el momento no se han dado a conocer muchos detalles. De momento solo se han dejado ver algunos vehículos en fase de prueba rodando en carretera. Y es en base a estos que se tienen algunos bocetos.

El proyecto Cullinan ya está puesto en marcha, en el 2018 será presentado y en el 2019 comercializado y como se mencionó anteriormente hasta ahora se han dejado ver algunas pruebas, pero ninguna de ellas ha adelantado cómo será esa pieza tan atípica de la casa.

La idea es fabricar una especie de Phantom, pero mucho más grande, robusto y elevado. Un diseño innovador que no perderá la esencia romántica y clásica de la marca. Elegancia, estilo y clasicismo reunidos en un mismo vehículo.

En cuanto a la tecnología, mucho tendrá que ver BMW en el proceso. Como ya se sabe Rolls Royce forma parte del grupo BMW, por lo tanto, serán los alemanes los que aportarán los últimos detalles de tecnología, aunque obviamente saltará a la vista que Rolls Royce, lo adornará a su manera para que así no se pierda un solo detalle de su estilo clásico y tradicional.

Hoy parece confirmarse que contará con muchos elementos tomados del BMW X7, aunque la plataforma no será la misma. En cuanto a la mecánica, parece que el primer SUV de Rolls Royce contará con 12 cilindros, con una potencia que debería rondar los 600 CV.

Al parecer, Rolls Royce tiene planeado fabricar unas 1000 unidades del Cullinan al año y que saldrán a la venta con un precio inicial de unos 300.000 euros.

Y como bien se sabe “lo bueno se hace esperar”, por lo tanto, el Cullinan listo todavía no está. Rolls Royce se toma muy en serio cada uno de los proyectos que empieza, por y por eso hay que suponer su primer SUV tendrá un tiempo de desarrollo mayor a los dos años.