Ingredientes

  • Un puñado de cerezas en almíbar
  • 1 taza de frutas caramelizadas a tu elección
  • ¼ de taza de arándanos secos
  • ¼ de taza de dátiles picados finamente
  • ¼ de taza de nueces picadas
  • ½ barra de mantequilla derretida
  • ½ de taza de azúcar moscabado
  • 1 huevo
  • ½ taza de harina de tu elección (puede ser libre de gluten)
  • Una cucharadita de polvo para hornear
  • Una cucharadita de canela en polvo
  • ¼ de taza de miel de maple o melaza
  • 2 cucharadas de leche (si se necesita)
  • Una pisca de sal

Receta de fruit cake paso a paso

Vamos a comenzar a explicarte paso a paso esta receta de fruit cake, todo lo que debes hacer para prepararlo sin problemas, de forma muy simple. Comienza por precalentar el horno a 180º centígrados.

Tomamos los ingredientes secos que no sean frutas y los integramos, lo mismo hacemos con los líquidos. En un recipiente amplio combinamos estos ingredientes y formamos una masa tipo pastel (punto listón) pero evitemos batir demasiado porque aun cuando este sea un pastel denso no queremos que sea duro.

Combinamos en otro recipiente las frutas y las nueces, pero antes de mezclarlas con la masa cubrimos con harina las frutas por completo, a fin de que estas queden en el pastel y no se vayan al fondo de este. Llevamos al horno precalentado a 180º centígrados por lo menos 40 minutos. Como se trata de un pastel oscuro, no debemos esperar a que dore porque difícilmente lo notaremos, pero el olor a pastel y no a masa debe ser suficiente para saber que está listo.

Cubre el pastel con papel encerado y llévalo a un recipiente hermético una vez que esté frío.

Añejado del pastel

Ahora bien, este pastel debe “añejar”, cosa que no es un proceso de años sino de semanas de preparación, pero con unos cuantos días también se puede lograr un rico sabor. Para este proceso existen dos formas de hacerlo, con un jarabe regular sin alcohol preparado con azúcar, agua y cáscara de limón, o con ron.

Cada día se debe bañar un poco el pastel con una ligera capa de jarabe o ron, y volverse a tapar, así para el día de navidad tendrás un pastel con sabores añejos y fuertes que va perfecto con tés, vino caliente o ponche navideño.