La temida cefalea, migraña o jaqueca es un dolor de cabeza, de intensidad moderada o fuerte, acompañada de náuseas, vómitos, fotofobia y fonofobia (sensibilidad a la luz y al ruido).

El médico general o el neurólogo, pueden hacer una evaluación del tipo de dolor de cabeza que sufres, tomando en cuenta la intensidad y frecuencia de los dolores. Además, de los factores implicados en su aparición y ofrecerá las pautas apropiadas. El historial médico, examen neurológico y físico podrán establecer un diagnóstico certero. El médico puede indicar diversas pruebas, para descartar problemas graves que pudieran ser las causas de la jaqueca:

  • Análisis sanguíneos.
  • Tomografía Axial Computarizada.
  • Resonancia Magnética.
  • Punción lumbar.

Características de la jaqueca

Antes de nada queremos que entiendas que cuando hablamos de jaqueca nos referimos a una enfermedad crónica, cuyas causas no están plenamente claras y que pueden variar de una persona a otra:

  • Puede durar de 4 a 72 horas.
  • El dolor puede ser punzante o pulsátil.
  • Dolor unilateral, es decir, de un solo lado de la cabeza.
  • La actividad física intensifica el dolor.
  • Generalmente aparece antes de los 40 años de edad, incluso en la niñez.
  • Las mujeres la padecen más debido a cambios hormonales.
  • Puede ser hereditaria.

Cómo se siente una jaqueca

El dolor de la jaqueca no sólo se circunscribe al área de la cabeza, la persona también puede sufrir:

  • Dolor hacia el rostro, mandíbula y cuello.
  • Dolor en las órbitas oculares.
  • Adormecimiento ligero de brazos y manos.
  • Mareos.
  • Congestión nasal.

Se conocen cuatro fases de evolución de la jaqueca:

1.- Pródromo

El organismo avisa con antelación si se aproxima un episodio de migraña. La persona puede tener:

  • Ansias de comer.
  • Estreñimiento.
  • Depresión.
  • Irritabilidad.
  • Hiperactividad.
  • Bostezos frecuentes.
  • Cuello rígido.

2.- Aura

Es la migraña clásica, poco antes o durante el dolor de cabeza. Se presenta como alteraciones visuales, del lenguaje y del movimiento; también existe migraña hemipléjica, que es debilidad en las extremidades. Todos estos síntomas se relacionan con el sistema nervioso. Recuerda que mencionamos que la migraña es crónica, así que terminarás identificando este síntoma previo al dolor más intenso.

Está la jaqueca sin aura, siendo el 80% de los casos de dolor. Comienza de un solo lado de la cabeza y luego se expande.

Otra forma, es el aura visual, causando un punto ciego en la visión o brillos zigzagueantes, tal vez ocasionados por dilatación de vasos sanguíneos que, a su vez, producen un dolor pulsátil intenso.

3.- Cefalea

En esta etapa se puede llegar a sentir, además de los síntomas descritos anteriormente, visión borrosa y hasta desmayos.

4.- Postdrome

Es la fase final del dolor, cuando algunos pacientes se sienten agotados y otros, por el contrario, sienten euforia.

Qué hacer para mitigar el dolor de cabeza

Aunque no tiene cura, la jaqueca se puede manejar a nivel terapéutico, farmacológico y personal. Por otra parte, según el criterio médico, se pueden utilizar medicamentos preventivos. Con la finalidad, de reducir la frecuencia de los eventos y medicamentos que atacan el dolor una vez que ha comenzado, en éste último caso, la persona puede contribuir al:

  • Darse baños de agua tibia.
  • Usar compresas de agua fría y caliente en el cuello y la frente.
  • Realizar masajes en el cuello.
  • Estar en reposo sin iluminación ni ruidos.

Incluso si estás fuera de casa existen algunos remedios naturales para la migraña a los que puedes recurrir y te recomendamos que tengas siempre a mano para poder aliviar un poco este terrible dolor que acompaña la jaqueca.

Prevención de la jaqueca

Hay quienes piensan que están condenados a sufrir de jaquecas, pero el dicho “pare de sufrir” aplica bien a estos casos. El paciente puede aprender a prevenir los dolores de cabeza, identificando los factores desencadenantes y evitarlos a tiempo, lo que puede reducir la ocurrencia de la jaqueca hasta un 90%.

Estas recomendaciones son garantía de mejoría:

  • Mantenerse hidratado.
  • Hacer ejercicio moderado.
  • Evitar alimentos que provoquen el dolor de cabeza.
  • Controlar el estrés.
  • Dormir lo suficiente.
  • Evitar el exceso de alcohol y tabaco.

Los cambios en el estilo de vida, pueden ser los mejores aliados para evitar la jaqueca.