Cerdeña es una de las más antiguas islas de Europa. Muchas naciones han tratado de conquistarla desde alrededor de 6000 A.C., aunque no muchos lograron mantener el control de la isla durante un largo periodo de tiempo. Los fenicios, los romanos, los moros y los italianos, todos han gobernado partes de Cerdeña. Esto no ha dividido la isla, pero como resultado se generó una cultura diversa, algo que se hace manifiesto a través de los platos que allí podremos comer o los diferentes monumentos que encontramos en varias de sus zonas más visitadas. Los mejores exponentes del arte, la historia y la cultura de la isla conforman los sitios más emblemáticos y visitados por los turistas. Si te decides a viajar a Cerdeña aquí te damos unas sugerencias para que no te pierdas ninguno de sus encantos y sepas qué hacer para disfrutar más de esta experiencia:

  • Visita las Nuraghi: son viviendas de piedra con forma de colmena, como las de la Edad de Bronce, y sólo se pueden encontrar en Cerdeña. El uso exacto de estas estructuras es desconocido, pero muchos creen que fueron utilizados ya sea como templos religiosos o fortalezas militares. El Nuraghe más conocido es Nuraxi Barumini, que ha sido declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Ruinas Nauraghi

  • Sumérgete en el agua turquesa: se cree Cerdeña tiene las playas más hermosas de todo el Mar Mediterráneo. Playas como Cala Gonone, playa Li Coggi, o la turística Costa Smeralda aparecen constantemente en la cima de las listas de las revistas internacionales y sitios web de viajes. Sin embargo, la playa más increíble es La Pelosa, cerca de Stintino, a unos 50 kilómetros al norte del Aeropuerto Alghero.

Playa de La Pelosa

  • Toma fotos de la vida salvaje: al igual que muchas otras islas, Cerdeña tiene una fauna muy rica y única. El aislamiento le ha dado el don de la diversidad. Ninguno de los animales que viven en o cerca de Cerdeña son venenosos o muy peligrosos, así que puedes explorar la isla sin miedo. Especies únicas de ciervos y zorros viven en los bosques y montañas, mientras que muchos tipos diferentes de aves, como el pinzón y flamenco, visitan la isla cada. Focas monje y tortugas viven en las aguas de Cerdeña, y la Balaenoptera physalus (o ballena de aleta) pueden sido vistos cerca de las orillas con bastante regularidad.

Una de las ballenas vistas en Cerdeña

  • Relájate en la Maddalena: el Parque Nacional Archipiélago Di La Maddalena es un parque nacional en el norte de Cerdeña. Durante los días claros, se puede ver la costa de la isla francesa de Córcega desde el punto más septentrional de La Maddalena, la Isola Razzoli. Este archipiélago, al que sólo se puede llegar en barco, ofrece una naturaleza virgen, impresionantes vistas, gente amable, y casi cualquier cosa que necesites para sentirse completamente fuera de este mundo.

Parque Nacional de la Maddalena

  • Disfruta de la vista del Bastión de San Remy: la capital de Cerdeña, Cagliari, fue construida sobre siete colinas. La parte más antigua de la ciudad, Castello, se encuentra en la parte superior de una de estas colinas, lo que permite tener una impresionante vista del Golfo de Cagliari, o Ángeles del Golfo. Especialmente en el Bastión de San Remy, que fue construido con la piedra blanca típica de la zona y que se puede ver en la mayoría de las otras partes de Cagliari, así como en otras islas del Mar Mediterráneo. Cuando hayas llegado a la parte superior de Bastión de San Remy, la hermosa Catedral románica de Cagliari estará a poca distancia, por lo que la subida vale aún más la pena.

Bastión de San Remy