Causas de la tendinitis

Generalmente, la tendinitis aparece por algún esfuerzo demasiado fuerte en la articulación y suele estar vinculada a movimientos incorrectos y tensiones excesivas a la hora de realizar actividades físicas o deportivas. Es por esto que la enfermedad se asocia con jóvenes; sin embargo, no tiene un rango o límite de edad para su aparición.

En sí, su causa y el origen de la tendinitis se deben al esfuerzo y malos movimientos en alguna zona o articulación específica. Mientras más se muevan los músculos, más se debilitan los tendones y  se tendrán mayores posibilidades de sufrir esta enfermedad.

Además de lo ya mencionado, las causas más comunes de tendinitis son las siguientes:

  • Lesión de algún músculo, que se propagó lentamente hacia el tendón, causando una afección.
  • El trabajo y esfuerzo indebido de algún músculo.
  • Infección en el músculo, propagando la tendinitis.
  • Avanzada edad
  • Enfermedades reumáticas (artritis, artrosis, reumatismo, entre otros)

Síntomas de la tendinitis

Los síntomas de la tendinitis son bastante sencillos de identificar y se basan en lo siguiente:

  • Hinchazón, inflamación y dolor en el músculo; se acentúa cuando se estira la articulación.
  • Dolor insoportable por las noches.

Dado a que estos síntomas pueden confundirse con fisuras en los huesos, o esguinces, lo más recomendable es asistir a un médico que pueda descartar cualquier otro problema.

Tratamientos naturales para la tendinitis

Rodeados de múltiples y maravillosas plantas, nos dedicamos a recolectar una serie de tratamientos especiales para los casos de tendinitis. Como son productos completamente naturales y recomendados, pueden ayudar a desinflamar el tendón y aliviar el dolor, especialmente cuando la enfermedad está iniciando y no se encuentra en un estado avanzado. Puedes probar aplicando el tratamiento junto a la receta que mande el especialista de tu preferencia.

En este caso, el tratamiento recomendado es a base de árnica y aloe vera, también conocida en algunos países como sábila. Ambas plantas poseen innumerables propiedades, minerales y vitaminas; y, durante muchos años y en distintas culturas han sido reconocidas por sus características desinflamatorias. A la hora de una tendinitis, esto es lo ideal y lo que se busca: que la hinchazón, y a su vez, el dolor, puedan desaparecer.

Por otro lado, el tratamiento es bastante económico y basta con acercarte a cualquier tienda naturista o sembrar las propias plantas.

En el caso de la aplicación de aloe vera, debes tomar un tallo grande y luego de lavarlo, preparar un gel. Esto, se realiza con la adición de media taza de agua y la acción de la licuadora. Sencillamente, aplicas la pasta sobre la zona inflamada y procedes a vendarla. Después de 30 minutos, lavar el área.

Por otro lado, el tratamiento del árnica es mucho más sencillo y sólo consiste en comprar cualquier gel de árnica que vendan en la farmacia o tienda naturista más cercana, aplicarla sobre la zona afectada constantemente y guardar reposo. Igualmente, se puede vendar para que la acción sea más efectiva.

Cuando se padece de tendinitis, uno de los consejos primordiales que deben seguirse es la inmovilización de la zona afectada e inflamada. De esta manera, se contribuye a la rápida recuperación, estabilización y cura, tanto del músculo, como del propio tendón. Seguir forzando y aplicando fuerza sobre la zona, podría generar consecuencias gravísimas.