Como siempre, lo mejor es seguir las indicaciones de los pediatras, y esto es lo que la mayoría nos dicen al respecto:

  • Los niños no producen melanina de manera normal hasta los dos años de edad. Por eso, aunque su piel es muy delicada siempre lo es especialmente hasta esta edad.
  • Antes de los seis meses, los bebés no deberían estar expuestos a los rayos del sol. Esto no quiere decir que no deban de tomar el aire, pues pasear es bueno para ellos desde el primer día. Pero lo más adecuado es que lo hagan siempre bajo una sombrilla.
  • A partir de los seis meses hay que utilizar un protector como mínimo de 50. Son los conocidos como pantalla total y son los que más protegen de los rayos del sol. En el siguiente punto hablaremos de cómo se aplica el protector solar. El niño debe de llevar también un gorro en todo momento, ya que el sol afecta también al cuero cabelludo.
  • Si se va a la playa, se deben de evitar las horas centrales del día, entre las once de la mañana y las cuatro de la tarde. A estas horas no solo el sol da con más fuerza, también hace demasiado calor para los niños que pueden deshidratarse.
  • Si se va a montaña también hay que seguir las mismas recomendaciones que en la playa. El protector solar se debe de utilizar incluso para jugar por la calle.
  • Las gafas de sol para niños son una buena idea, especialmente si tienen los ojos claros. Pero se deben de comprar siempre en una óptica.
  • No es buena idea llevar al niño desnudo en el carrito o por la calle ya que su piel es muy delicada y además con esto no estará más fresco. Es preferible utilizar ropa muy ligera de algodón.
  • Dale agua o zumos al niño cada poco tiempo para prevenir la deshidratación.

¿Cómo se aplica el protector solar?

A la hora de aplicar el protector solar sobre la piel de nuestro bebé también es necesario tener algunas recomendaciones en cuenta, a fin de que este tenga el efecto adecuado para proteger su delicada piel de los rayos del sol. Estos son los pasos a seguir:

  • El protector solar debe de elegirse como mínimo de 50 y si se va a la playa debe de ser resistente al agua. Es bueno que sea específico para niños ya que están pensados para aguantar mejor los roces y mantenerse pese a todos sus juegos.
  • Se tiene que aplicar antes de salir de casa por todo el cuerpo, sin dejarse ningún lugar ya que se puede quejar justo donde no se ha aplicado. Cada dos horas o cada vez que el niño se bañe hay que volver a aplicarle el protector solar.
  • Si se sale a pasear o a jugar al parque también hay que aplicar el protector solar y reponerlo cada dos horas para garantizar que la piel está debidamente protegida.
  • No es necesario que el niño lleve una capa de crema encima, debe de absorberla de manera natural.