Tal como mencionábamos, tal relación nunca ha venido acompañada de una contundente explicación científica. A lo más lejano que se ha llegado es a demostrar cómo tras administrar grandes cantidades de edulcorantes en ratas ha generado que estas desarrollen cáncer de vejiga. Pero tales demostraciones resultaron insuficientes debido a que la enfermedad era desarrollada por un proceso fisiológico de las ratas que no se suscita en el organismo humano.

Ya hicimos un profundo análisis sobre cuál es el mejor edulcorante, algo que publicamos para ayudarte a decidir cuál emplearías para reemplazar el azúcar, el ingrediente que siempre deberíamos evitar. Actualmente, con excepción del edulcorante aspartamo, el consumo de edulcorantes no representa un peligro real para quienes lo consumen e incluso, en sus últimas presentaciones como lo es bajo su forma de stevia, ha demostrado tener grandísimos beneficios.

Posibles efectos secundarios de los edulcorantes

Sin embargo, si existen un efecto secundario (no tan grave como el desarrollo del cáncer) que pueden ser desarrollado tras ingerir excesivamente algún tipo de edulcorante en específico.

Con excepción al consumo de la stevia, el consumo indiscriminado de edulcorantes como la sacarina, el ciclamato o la sucralosa pueden llevar a que el organismo se habitúe a su ingesta y se cierre a procesar la tradicional sacarosa tras alterar la microbiota intestinal.

Esto puede significar que el organismo desarrolle una intolerancia a la glucosa, cosa que propiciaría las condiciones mínimas requeridas para desarrollar un cuadro de diabetes en el organismo.

Beneficios de los edulcorantes

Al contrario de lo que se cree, en realidad los edulcorantes han sido un gran avance en términos alimenticios y mantenimiento de la salud en general.

Uno de los principales efectos positivos en nuestra salud es la reducción de la aparición de enfermedades bucales. Tal cosa es posible dado que al contrario del azúcar tradicional, los sustitutos de la sacarosa presentan una menor incidencia en el desarrollo de caries.

De hecho, uno de los componentes de las pastas dentales no es otra cosa que sacarina, el primer edulcorante que apareció en el mundo, y es aquel que le otorga su característico dulzor.

Otro beneficio se presenta en el ámbito alimenticio y es que los edulcorantes son de 2 a 5 veces más fuertes que la sacarosa (el azúcar tradicional) por lo cual se requiere en cantidades menores para obtener los mismos resultados.

Tal factor, sumado a que buena parte de los edulcorantes no son absorbidos por el organismo, presenta a esta alternativa como la ideal para disfrutar de deliciosos y dulces postres, sin el temor al efecto que puede tener en nuestro peso.

Si bien el azúcar también es parte indispensable de nuestra dieta, es también muy cierto que para las personas con serios problemas de diabetes, los edulcorantes son la alternativa idónea para que no se priven de disfrutar de determinados platillos. Por ello también presentan un fuerte impacto positivo en el estilo de vida de las personas.

Finalmente, y quizás lo más importante de los edulcorantes es que son un producto que no presenta ninguna consecuencia negativa para quienes lo consumen.

La única salvedad que vale la pena acotar es que si bien aún no se ha demostrado que pueda tener efectos indeseados, lo sabio y recomendable es mantener su consumo en unos límites razonables y dado que no es necesario abusar de ellos para conseguir un gran dulzor no es una tarea difícil.