Recuerda que un aspecto básico de la lactancia es ofrecer al bebé el pecho con frecuencia puesto que cuanto más estimule el pecho con su succión más leche producirá el cuerpo debido a  que es un mecanismo que funciona a demanda de manera que cuanto  más toma el bebé más produce el pecho. Si disminuyen de tomas o se sustituyen por algún otro elemento como biberones, optando por una lactancia mixta con leche de continuación, el organismo de la madre interpretará que el bebé necesita menos cantidad de leche  y en consecuencia disminuirá la producción materna  por lo que es importante mantener una constancia.

Es importante que nos aseguremos de que el bebé succiona correctamente puesto que si se producen muchas tomas pero estas no son efectivas aparte de que el bebé no toma la suficiente leche, se pierde el estímulo del pecho.

Se nota que un bebé no hace el agarre del pezón correctamente en que se producen heridas y grietas en esta zona del pecho de la mamá, lo que no debe considerarse como algo normal del inicio de la lactancia para endurecer el pezón como suele decirse porque no es cierto.

La mamá debe corregir el agarre introduciendo un dedo limpio de forma suave entre la boca del bebé y el pezón y una vez que se rompe el vacío de la succión vuelve a acercar la boquita del bebé al pecho.

Se puede ayudar de una técnica que consiste en que, tras buscar un asiento y una  postura cómoda para su espalda, la mamá apoya en su regazo una almohada o un cojín de lactancia y sobre esta superficie  sitúa el cuerpo del bebé tumbado de lado frente al pecho de la toma. A continuación forma un arco con los dedos pulgar e índice sosteniendo suavemente al bebé de la nuca y lo acerca al pecho  frotando el pezón en la boca del bebé para estimularle a que abra la boca y una vez que reaccione  con una apertura grande se le acerca la cabeza para que haga un agarre completo. Una vez que ya succiona correctamente pasamos el otro brazo por debajo acunándolo en el hueco del codo y soltamos la nuca.

El agarre está bien hecho cuando el bebé abarca con su boca toda o gran parte de la areola y no solo la punta. Se nota en que al sacar el pezón muchas veces está aplanado porque se ha adaptado al interior de la boca del bebé y sobre todo en que desaparecen las  grietas y el dolor.

Si la mamá padece de unas grietas muy dolorosas puede usar crema de lanolina y conchas de plástico que sirven para ventilar y curar.

También para prevenir el  desgaste de la  lactancia  puede tomar preparados de vitaminas especialmente pensados para la  lactancia que contienen yodo  que es importante para el bebé en primeros meses y hierro para la madre.

Ahora ya sólo tendrás que preocuparte por decidir hasta cuándo dar el pecho a tu bebé, a fin de comenzar a introdurile nuevos alimentos que le ayuden a madurar su sistema digestivo. Te recordamos que esto deberás hacerlo consultando con el pediatra cuáles son los tiempos para cada alimento, a fin de evitar problemas que podrían afectarle durante toda la vida, unos pasos que estos médicos especializados en la salud de los más pequeños nos irán marcando.