Son muchas las causas de los problemas para dormir bien durante el embarazo, todas ellas hacen que no descanses bien por las noches y vayas acumulando una fatiga mucho mayor:

  • El aumento del peso de la barriga, el continuo movimiento del bebé y la presión en la zona lumbar por la excesiva curvatura de la columna vertebral  impide  encontrar una postura cómoda que propicie el descanso nocturno.
  • Padecer molestias gástricas, acidez o reflujo impide conciliar el sueño puesto que se acentúa durante la noche.
  • Las condiciones climatológicas también influyen en la calidad del sueño, un calor excesivo que coincida con la última etapa del embarazo produce mucha sudoración y sensación de fatiga en la embarazada lo que dificulta que pueda dormir correctamente.
  • También los miedos o inseguridades cercanas a la fecha del parto provocan en la futura madre sentimientos de ansiedad o preocupación que impiden conciliar un sueño reparador. Lo mejor es tranquilizarse y pensar que todo va a ir bien.

Consejos para dormir mejor

Recuerda que dormir poco es peligroso para la salud, así que es importante que descanses lo necesario cada noche, para ello vamos a darte una serie de consejos que esperamos que te puedan ayudar.

Para conciliar mejor el sueño y lograr una buena postura puede tumbarse sobre el lado izquierdo del cuerpo  para favorecer la digestión y la circulación sanguínea y colocar una almohada larga entre las piernas durmiendo en posición fetal para aliviar las molestias lumbares. También  ayuda a aliviar la presión lumbar el dormir boca arriba con una almohada bajo las corvas de las rodillas y para la pesadez de las piernas debe colocar las almohadas bajo los pies. Ya analizamos hace un tiempo en Hogarus cuáles eran las posiciones para dormir mejor durante el embarazo, son aquellas que deberías seguir para tratar de buscar un sueño más duradero y relajante.

Si padece de reflujo o acidez puede ayudar dormir semi incorporada con un par de almohadones y tomar sorbos de leche fría para aliviar la acidez es un remedio bastante eficaz.

Si se produce un episodio de insomnio durante la noche en vez de permanecer en la cama dando vueltas lo mejor es salir del dormitorio y hacer alguna actividad relajante como leer un par de páginas de un libro y tomar de manera puntual una infusión de tila, melisa o de flor de azahar.

Es importante mantener una buena higiene del sueño durmiendo las suficientes horas con un mínimo de ocho horas de descanso y  hacer cenas ligeras para favorecer la digestión dejando un periodo de reposo para no ir directamente a dormir en pleno proceso digestivo. Recuerda que hay alimentos que debemos evitar antes de dormir, trata así de favorecer una buena digestión para ayudar a conciliar el sueño.

Es recomendable realizar actividades relajantes antes de ir a la cama para seguir una rutina de descanso como tomar un vaso de leche caliente, leer, darse una ducha  y evitar actividades excitantes como ver la televisión sobre todo si son escenas inquietantes o con mucha acción que produzcan pesadillas. 

Asimismo se recomienda no conectarse al ordenador o al móvil puesto que está demostrado que el visionado de pantallas justo antes de ir a dormir afecta a la calidad el sueño.

Por otra parte se recomienda no hacer ejercicio a última hora del día puesto que activa demasiado el organismo y puede interferir en la conciliación del sueño.

Por último conviene usar ropa cómoda para dormir, de fibras naturales que transpiren sin elásticos que aprieten el abdomen y vigilar que la habitación esté correctamente ventilada con una temperatura idónea para el descanso sin demasiado frío o calor al igual que la ropa de cama la cual debe proporcionar una sensación térmica confortable.

Recuerda que también tienes algunos remedios naturales para problemas de insomnio que podrías aplicar, pues la mayoría no presentan riesgo para el embarazo, salvo algunas plantas medicinales, de las que no habría que abusar.