La Plaza de Roma es una estación de autobuses a cielo abierto y sirve a distintos tipos de turistas: aquellos que llegan del aeropuerto en bus público o con coche propio o rentado y allí lo aparcan, además de aquellos que llegan en buses de tours organizados.

Una vez que llegas a la Plaza de Roma, debes buscar la oficina Hellovenezia, que es un edificio con azotea de tejas junto al Puente Calatrava. Allí se venden los billetes para los buses acuáticos (vaporetto, en singular, o vaporetti, en plural) y los buses terrestres, además de las tarjetas turísticas. En efecto, la plaza tiene su parada de vaporetto propia.

Este lugar es también el punto donde finaliza la carretera SR 11, que une la ciudad de Venecia con la tierra firme a través del Puente de la Libertad. Si vienes conduciendo en coche, es el último sitio donde puedes llegar, ya que más allá no podrás continuar sobre cuatro ruedas. El inicio del Gran Canal se encuentra junto a la Plaza de Roma, aunque no puede verse desde la plaza porque está tapado por edificios.

Si bien es una plaza carente de interés turístico, suele ser muy concurrida por viajeros ya que desde allí parten los buses para los dos aeropuertos cercanos: el Aeropuerto Marco Polo, que se halla a 8 kilómetros al norte de Venecia y es el principal de este destino; y el Aeropuerto de Trevisco, que está a 40 kilómetros al norte de la ciudad y es utilizado por algunas aerolíneas de bajo coste.

Vista de los alrededores de la Plaza Roma

La Plaza de Roma se encuentra muy cerca de la Estación Santa Lucía, que se encuentra en el centro de la ciudad y es donde llegan y desde donde parten los trenes hacia Roma, Florencia y tantas otras ciudades italianas. Desde esa estación también se pueden tomar los trenes a Padua (30 minutos), a Verona (60 minutos) o Milán (dos horas). Incluso permite hacer viajes a otros países europeos cercanos, como es el caso de Eslovenia. Es una de las estaciones más grandes del país y tiene tantas vías que puedes llegar a perderte si no la conoces.

Una vez que llegues a la plaza, debes saber cómo llegar a tu alojamiento. No hay muchas opciones: o tomas el vaporetto o caminas hacia el lugar. Es recomendable comprar un mapa de Venecia para hacerte una idea de la ciudad, ya que puede resultar algo caótica en un comienzo. También puedes visitar la oficina de información turística si llegas durante su horario de atención. Se encuentra en el edificio blanco de muchos pisos que sirve de parking para coches. Si bien hay fila algunas veces, el staff habla varios idiomas y podrán ayudarte si necesitas ayuda con alguna dirección o simplemente quieres información y consejos de sitios para visitar.