Marrakech tiene cerca una playa que suele ser llamada “La perla del Atlántico” y que también es Patrimonio de la Humanidad como tantos otros lugares en Marruecos. Estoy hablando de la Playa de Essaouira que no solamente es muy bella sino que tiene la magia de haber quedado detenida en el tiempo y se muestra misteriosa a los ojos de los turistas. Aquí es donde el Mediterráneo se confunde con el Atlántico y la fortaleza amurallada une a los pueblos blancos de Andalucía con la cultura marroquí.

Playa de Essaouira

Esta playa ha recibido el sello de calidad de la Fundación Mohammed VI para la protección del medio ambiente por su gran esfuerzo por mantener una conducta ecológica. Se caracteriza por ser amplia, muy limpia con una arena fina y agua transparente que permite bañarse con seguridad, navegar o hacer windsurf.

La isla de Mogador que aquí encontraremos, además, tiene una reserva ecológica donde se conservan gaviotas y halcones Eleonora.

Muy cerca de Essaouira se encuentra la playa de Diabat – Thagarte. Allí se encuentran las ruinas de Borj el Baroud que fuera una fortificación levantada para defensa y destruida con el tiempo por la acción de las olas. También pueden apreciarse los restos del castillo del Sultán Mohammed Ben Abdellah del siglo XVIII y el monumento Diabat de piedra con una altura de 10 metros dominando todo el paisaje.

Playa de Diabat

Muy cerca de allí se encuentra la villa Diabat famosa por haber sido poblada por hippies en los años ’70. Actualmente hay un hotel cinco estrellas llamado Sofitel junto a los campos de glof llamados Golf Mogador, los más populares por los amantes de este deporte que visitan Marruecos.

Hacia el sur también hay playas muy interesantes aunque escarpadas y ventosas son atractivas y subyugantes con olas ideales para la práctica del surf. En las cercanías de Essaouira, a unos 20 km, se encuentra el Cabo Sim que tiene un faro y playas vírgenes con una aldea pequeña de pescadores.

Cabo Sim

A unos 30 km de Essaouira se encuentran las playas de Akawcht junto al poblado de Aghnajane donde puedes hospedarte en buenos hoteles y disfrutar a pleno esta playa. Siguiendo un poco más se encuentra la Playa de Iftane a la que es un poco más difícil acceder, pero tiene pistas de montaña y es ideal para disfrutar de unas excursiones en los alrededores de Marrakech, en este caso te recomendamos probar el turismo aventura recorriendo la zona en un vehículo 4x4. También es buen lugar para practicar pesca ya que hay un pequeño poblado de pescadores. El paisaje es conmovedor y muy impresionante.

Siguiendo con el recorrido encontrarás a la Playa de Tafedna que está en el cabo del mismo nombre y cuyas olas son el deleite de los surfistas y pescadores.

Playa de Tafedna

Ya en un lugar más alejado te puedes encontrar con la Playa de Timzghuida Ouftass y la Playa de Inmesouane ambas muy bellas e ideales para la práctica del surf. La primera tiene un aspecto salvaje ya  que las montañas le brindan un marco agreste y la segunda tiene arrecifes en una bahía árida y ventosa.

Si visitas Marrakech no puedes dejar de recorrer sus playas. Todas muy bellas y con sus propias características que te brindarán experiencias inolvidables.