Uno de los principales signo de infección o contagio es el constante rascado, porque justo cuando el piojo muerde el cuero cabelludo se despierta el picor. Por suerte existen eficaces remedios caseros y plantas medicinales para su combate, logrando como resultado un cuero cabelludo sano y un cabello libre de las liendres o huevos de piojos. Dice el refrán que cada quien tiene su manera de matar piojo,  nosotros les presentamos varias opciones y usted selecciona la que más le convenga.

El tratamiento comprende tres etapas: Aliviar el picor, calmar la irritación del cuerpo cabelludo y por supuesto deshacerse de estos.

Para aliviar el picor y la irritación de la piel es muy recomendable el poleo, la menta y el aloe vera.

  • Poleo: Esta hierba es originaria de las zonas húmedas. La verá con frecuencia cerca de un río, de los estanques. Las propiedades del poleo permiten que se pueda aplicar para el uso externo, propicio para este caso porque tiene propiedades astringentes, antinflamatorias y antibacterianas, es decir, que cicatriza, reduce las inflamaciones causadas por la picadura del insecto y combate las infecciones causadas por bacterias. Brinda alivio y frescura en el cuero cabelludo. Para obtener estas propiedades debe cocer en agua hojas secas de poleo menta y con ese líquido empapar un apósito y luego colocar suavemente en el cuero cabelludo.
  • Menta: Característica de los jardines, de los climas templados y de estar presente en la cocina, es una hierba aromática que al  igual que el poleo tiene propiedades astringentes, antinflamatoria y antibacterianas. En este caso puede hacer uso de los beneficios de la menta al preparar una infusión y con este líquido al enfriar, lavar la zona afectada.
  • Aloe vera: Excelente para regenerar la piel, desinflamar, impedir el paso de gérmenes y combatir bacterias entre otros usos motivados a sus amplios beneficios en diversas enfermedades no solo de la piel. Nos atreveríamos a decir que este gel tiene infinidades de propiedades medicinales tanto de uso interno como externo. Para el caso que nos corresponde, se recomienda, a la hora de elgir entre las aplicaciones del aloe vera, decidirnos por el uso del gel o de un emplasto sobre el cuero cabelludo.

Ya calmado los síntomas, vamos a deshacernos del insectos, para ello es aconsejable un remedio casero, entre muchos el más efectivo y es el empleo de vinagre. Aplique en el cabello del mismo modo que un champú, solo que no enjuague y envuelva la cabeza de su hijo o la persona infectada con una bolsa plástica o un gorro para el baño. Use el vinagre para el pelo preferiblemente antes de dormir para que este tratamiento permanezca durante todo este periodo, lave al día siguiente y pase un peine para piojos. Repita el procedimiento hasta eliminar las liendres.

Con estos útiles consejos, su hijo estará de vuelta a la escuela y de los piojos solo quedará el canto infantil, característicos de los Scouts: Yo tengo un piojo, hueso, en la cabeza, hueso, me pica aquí, hueso, me pica allá, hueso y se lo paso a mi papá…