Conocida y cultivada desde la antigüedad, Alejandro Magno la introdujo en la antigua Grecia, la pimienta negra procede de la India y se cultiva en zonas tropicales de Asia. Vamos a centrarnos a continuación en conocer cómo la pimienta negra puede ayudarnos a cuidar nuestra salud, sus propiedades medicinales y el modo de aprovecharlas para diferentes tratamientos naturales. Ya vimos hace un tiempo los beneficios de la pimienta cayena, ahora le toca el turno a esta otra variedad que también cuenta con unas aplicaciones muy interesantes de las que podremos aprovecharnos.

Sus propiedades medicinales

Por una parte, el grano de pimienta negra contiene piperina, un alcaloide, y componentes antioxidantes como flavonoides y sustancias aromáticas. También contiene fitoesteroles vegetales que disminuyen de forma natural la absorción del colesterol, por lo que puede contribuir a la disminución de su nivel en sangre.

Por otro lado debemos destacar que este ingrediente es rico en Vitamina C y betacarotenos, lo que lo convierte en altamente antioxidante.

Cómo puedes utilizarla

En el mercado podemos encontrar la pimienta negra en diversas presentaciones: grano entero, grano machacado y polvo. Cuando la pimienta ha sido molida pierde gran parte de la piperina por lo que lo mejor es adquirirla en granos enteros. Para que conserve todas sus propiedades, lo mejor es almacenarlos a temperatura ambiente y en un recipiente hermético, ya que pierden aroma y sabor si se dejan al aire libre, y moler los granos justo antes de consumir.

Habitualmente se utiliza para dar sabor a los platos, pero cabe destacar sus propiedades digestivas, ya que aumenta las secreciones ácidas del estómago lo que la hace indicada para personas con falta de apetito. La Pimienta negra también ayuda al vaciado gástrico, por lo que se recomienda en personas sanas con digestiones lentas, y sus propiedades carminativas ayudan a la eliminación de gases.

La Pimienta negra en infusión, se utiliza para tratar resfriados por sus cualidades bactericidas y estimulantes de la sudoración. Para preparar la infusión: se coge una cucharadita de Pimienta negra molida y se vierten en dos tazas de agua que esté hirviendo; se deja reposar 2 o 3 minutos y se toma una vez esté tibia. Esta infusión también es efectiva en los casos de tos seca.

En aromaterapia, el aceite esencial de Pimienta negra se utiliza como relajante natural. Hay que tener cuidado de no aplicárselo directamente sobre la piel porque es irritante.

Algunas contraindicaciones

Como siempre debemos daros algunas pautas sobre el consumo de los ingredientes naturales para evitar posibles contraindicaciones. No es aconsejable que consuman pimienta negra personas con problemas estomacales (gastritis, esofagitis, hernia de hiato, úlceras gástricas, acidez), con enfermedades intestinales o personas con hemorroides, debido a que es irritante.