Pero, ¿es una buena opción en todos los casos? Las venecianas son ante todo informales, quizás con la única excepción de las realizadas en madera que encajan en elegantes salones rústicos de casas rurales. En el resto de los casos, casan muy bien con las decoraciones más modernas pero en el caso de las clásicas quedarían relegadas a la cocina y al baño.

Principales ventajas de las persianas venecianas

Si estás pensando en incluir las persianas venecianas en tu casa, estas son las ventajas más importantes que te pueden aportar:

  • No ocupan espacio. Al contrario que las cortinas, las persianas venecianas no ocupan espacio por lo que son perfectas en habitaciones pequeñas. Como tampoco tienen caja se pueden colocar en cualquier ventana sin ningún tipo de obra.
  • Son fáciles de limpiar. Solo hay que pasar un paño húmedo o un plumero y las persianas están como nuevas. Se limpian muy rápido y no van a suponer un problema en la limpieza diaria. No hay que descolgarlas para lavarlas como sucede con estores o cortinas y por eso muchas personas las escogen.
  • Permiten gran luminosidad. Al poder graduarse, permiten que entre mucha luz en la habitación si se desea, pero evitando las miradas indiscretas de los vecinos. Dependiendo del material y del color elegido pueden conseguir aislar en un alto porcentaje de la luz si es lo que se quiere.

Principales inconvenientes de las persianas venecianas

Sin embargo, no todo son ventajas, existen también algunos inconvenientes que puedes encontrar y que podrían hacer desaconsejable esta elección, según tus expectativas:

  • Hay que elegir bien los materiales. No todos los materiales aíslan igual la luz. Normalmente, en la caja se indica el porcentaje de opacidad que se puede conseguir con la persiana. Pero además del aislamiento es importante tener en cuenta dónde se van a colocar, ya que algunos materiales no son válidos para lugares en los que hay mucha humedad. Si no se tiene la suficiente información y se compra una persiana guiándose solo por el tamaño y el color deseado quizás no se consiga el resultado que se quiere porque el sol acabe pasando igualmente (caso de las persianas de lamas muy finas, en PVC y colores claros) o que se oxiden con la humedad (caso de persianas de lamas de aluminio de mala calidad que se instalan en baños o cocina)
  • Pueden no ser tan opacas como se desea. Incluso eligiendo bien la persiana, las venecianas no suelen tener una opacidad total. Además, al estar ligeramente separadas de las ventanas la luz suele pasar, por lo que no son indicadas para dormitorios de personas que quieren dormir totalmente a oscuras.

Tampoco aíslan del ruido como las persianas que bajan desde la caja por rieles ni hacen la misma función térmica. Por eso hay que tener claro qué es lo que se espera de estas persianas antes de adquirirlas, para tener claro que lo que nos ofrecen puede satisfacer nuestras necesidades.