El Perejil alcanza los 15 cm de altura. Posee hojas muy divididas reunidas en rosetas. Las flores son diminutas, de color verde amarillentas y salen en tallos floríferos que pueden llegar a rebasar los 60 cm.

Su cultivo se conoce desde hace más de 3.000 años; los griegos y romanos usaban el Perejil como hierba medicinal y como aromatizante de diferentes guisos. Aparece nombrada en la "Capitulare de villis vel curtis imperii", orden emitida por Carlomagno donde reclama que sus campesinos la cultiven junto con otra serie de hierbas y condimentos.

Qué partes del perejil se utilizan

Como suele suceder en varias plantas medicinales, no nos quedamos únicamente con las hojas, sino que también es posible aprovechar raíces y semillas para diferentes tratamientos, pues cada una ofrece propiedades diferentes. Aquí te explicamos qué partes usar y cómo recoger y conservar cada una:

  • Raíces: se recogen a principios de primavera. Para conservarlas, se deben guardar en recipientes herméticos al resguardo de la luz.
  • Hojas: se recogen a principios de verano y, aunque es posible secarlas, es mejor comerlas frescas.
  • Semillas: se recolectan a principios de otoño. Para su conservación, secar al sol y guardar en recipientes herméticos en un lugar fresco y sombrío.

Propiedades beneficiosas

Estas son las principales propiedades beneficiosas que el perejil puede aportarte cuando lo consumes, las razones que nos llevan a considerarlo una planta medicinal:

  • El Perejil es rico en vitaminas A, B1, B2, C y D si se consume en crudo; además, su contenido en hierro lo hace recomendable para las personas que padecen o son propensas a padecer anemia, debilidad, fatiga o cansancio físico.
  • Rico en calcio, ayuda a combatir la osteoporosis. Recomendado también para niños y deportistas para fortalecer sus huesos.
  • Su contenido en ácido fólico, magnesio y potasio lo hacen muy adecuado para incluir en la dieta de personas con anorexia
  • Contiene apiol, que estimula la diuresis y ayuda a eliminar toxinas.
  • Es estimulante de la digestión y ayuda a expulsar los gases intestinales.

Cómo consumirlo

Aunque normalmente se utiliza como condimento, existen numerosas formas de consumir el Perejil y aprovechar sus beneficios:

Hojas:

  • Se pueden consumir crudas en ensalada o añadirlas a las comidas; favorecen la digestión.
  • Las cataplasmas de Perejil machacado ayudan a desinflamar y también puede actuar como anestésico en zonas doloridas o golpeadas.
  • Beber el jugo de un manojo de hojas y tallos machacados antes de las comidas ayuda en caso de inapetencia o anemia.
  • Masticar hojas frescas de Perejil para combatir la halitosis o quitar el mal sabor de boca.

Semillas:

  • En infusión, como diurético y ayudante de la digestión; se toma 1 taza antes de consumir cualquier alimento. Preparar con 1 cucharada pequeña de semillas por taza de agua, llevar a ebullición y dejar 30 minutos. Dejar enfriar y colar antes de consumir.

Raíz:

  • En decocción para ayudar a la menstruación y aliviar los dolores derivados de ella: una cucharadita de raíz seca por taza de agua; llevar a ebullición y dejar reposar 10', colar y tomar 1 taza al día.

Algunas contraindicaciones

Antes de consumir perejil es preferible conocer las contraindicaciones, pues existen algunos casos en los que podría resultar poco indicado, siendo un riesgo para la salud:

  • Mujeres embarazadas y lactancia: consumir con moderación.
  • Niños menores de 2 años en pequeñas cantidades.
  • Si se tienen problemas renales y/o cardiacos no se recomienda que se utilice como diurético.