Entrar a la red significa encontrar cientos y cientos de páginas que sirven de bibliotecas virtuales para estos textos intangibles que puedes leer en tu smartphone, tablet, laptop, o, si eres tradicionalista, en tu computadora de escritorio.

También podrás apreciar la inmensa cantidad de programas y aplicaciones dedicadas a la lectura de estos libros intangibles dónde y cuándo quieras.

No es para menos, los libros digitales no conocen restricciones de tiempo o espacio; no necesitas una fuente de luz externa que ilumine tu pantalla porque ella ya lo hace, ni tampoco debes darte dolores de espalda llevando cientos de textos de un lado a otro, porque puedes contener cientos, sino miles, de ellos en la comodidad de tu dispositivo.

Actualmente hay dos formatos de lectura que ocupan una parte importante del mercado: PDF, y EPUB.

Aunque los dos cumplan a cabalidad su función primera, que es la portabilidad de libros electrónicos de modo que puedan leerse en los más diversos ambientes, existen ciertos aspectos que los diferencian y los convierte en formatos particulares y distintos uno del otro.

¿Cuál se adapta mejor a tus necesidades? ¿Qué formato es mejor para cuál dispositivo? ¿En qué se diferencian y en dónde se asemejan? Aquí tenemos algunas respuestas.

Adaptabilidad

Un apartado que diferencia por completo los PDFs de los EPUBs es el siguiente: lo archivos PDFs buscan visualizarse del mismo modo en todos los dispositivos donde se presenten sin importar la gama de recursos con los que cuente dicho dispositivo.

Si visualizas un libro en PDF en smartphone, tablet, laptop, o PC, podrás notar que su apariencia permanece igual y resistente a modificaciones de resolución o tipografia.

Caso distinto el de los EPUBs, que están diseñados para modificar sus proporciones según el dispositivo donde se encuentren. Su contenido es completamente personalizable, pudiendo dejar a elección del usuario el tamaño de la letra, color, y fuente de la misma.

Subrayado y toma de notas

Tanto los archivos en PDF como en EPUB permiten al usuario resaltar texto y la colocación de notas y marcadores que ayuden a localizar fácilmente contenido importante para el lector.

Infografía

Aunque los archivos EPUB sean estupendos con el contenido textual de los libros debido a lo mutables y versátiles que son, permitiendo que se adapten perfectamente a las condiciones del dispositivo, las imágenes son un cuento distinto.

Como el formato EPUB prioriza el texto y modifica el contenido de acuerdo a èl, los archivos de de imagen, como gráficos, son desplazados de su posición original y a veces distorsionados a favor de las palabras. Esto no sucede con los PDF ya que, como explicamos anteriormente, ellos son inmutables dónde sea que estén desplegados.

Accesibilidad

El formato EPUB es ligeramente menos conocido que su contraparte, lo que hace que muchas veces los dispositivos no cuenten desde fábrica con aplicaciones capaz de leerlos, lo que obliga al usuario a descargar programas de terceros desde la red en su smartphone o tablet para poder visualizarlos.

Por otro lado, los PDF son ideales para computadoras de escritorio o laptops por su perfecta conservación del contenido del archivo, conservación que puede hacerlos incómodos de visualizar en dispositivos móviles. En todo caso, ambos formatos se encuentran libremente en la red y cumplen los gustos particulares.