¿Por qué es un derecho del trabajador?

Porque las jornadas laborales sin el descanso apropiado causan fatiga visual, dolores de espalda, molestias en el túnel carpiano, estrés, y muchas otras condiciones. La Organización Mundial de la Salud ha observado más de 20 factores de este tipo que ocasionan ausentismo laboral, un grave problema que a veces se confunde con las excusas de algunos para no ir a trabajar.

Se calcula que al menos 35 millones de trabajadores sufren enfermedades profesionales, y de estas dolencias 35% pueden ser crónicas, 10% derivan en incapacidad permanente y el 1% causan la muerte, según información aportada por La Organización Internacional para el Trabajo.

Ventajas de hacer pausas en el trabajo:

El beneficio está en que promueven la salud física, la cual es afectada por largas horas sentados en una silla, estando de pie o realizando movimientos repetitivos durante la jornada laboral. Las pausas en el trabajo tienen la finalidad de activar nuestro cuerpo: articulaciones y músculos, mediante estiramientos y cambios de posición.

Beneficios físicos

Entre los beneficios físicos se encuentran los siguientes:

  1. Ayuda al cambio postural y rutinario.
  2. Disminuye el estrés.
  3. Libera la tensión de músculos y articulaciones.
  4. Favorece la capacidad de concentración.
  5. Disminuye el riesgo de enfermedades laborales.

Beneficios psicosociales

El realizar pausas en el trabajo, también tiene beneficios psicosociales, tales como:

  1. Eleva la autoestima.
  2. Promueve la integración social.
  3. Mejora el desempeño laboral.

Ejercicios para realizar durante las pausas en el trabajo:

Se pueden realizar movimientos de estiramiento en la oficina o tu lugar de trabajo para activar el sistema cardiovascular, respiratorio, músculo-esquelético y cognitivo. Cada dos horas el trabajador puede retirarse de su lugar habitual y disfrutar de una pausa activa por cinco o diez minutos, haciendo lo siguiente:

  • Subir y bajar escaleras.
  • Bailar.
  • Hacer ejercicios de respiración profunda.
  • Hacer movimientos de estiramiento y equilibrio.
  • Caminar por las áreas externas.
  • Hacer ejercicios de relajación visual.

Claves de las pausas en el trabajo:

Las interrupciones periódicas en el trabajo con el fin de relajarse, conllevan al bienestar del empleado y por ende, a mejorar su rendimiento laboral. Las pausas activas deben ser específicas de cada profesión u oficio. Algunas recomendaciones son:

  • Las pausas activas pueden hacerse a media mañana y a media tarde.
  • Girar la cabeza a ambos lados, y hacia arriba y abajo.
  • Encoger y bajar los hombros.
  • Contraer el abdomen.
  • Estando de pie, separar las piernas, inclinarse, doblar las rodillas ligeramente.
  • Estirar los brazos hacia arriba y abajo.
  • Hacer movimientos circulares del tobillo y balancearlo entre el talón y la punta de los dedos.
  • Para refrescar la vista: Cerrar fuertemente los ojos, poner las palmas de las manos sobre ellos, fijar la mirada en un objeto lejano, hacer movimientos oculares.

Recuerda, la pausa en el trabajo es un derecho laboral, que contribuye a la buena salud y a un mejor desempeño laboral.