Mil hojas de crema pastelera

  • 3 cuadros de masa de hojaldre de 15 X 10 centímetros
  • 2 tazas de crema pastelera espesa
  • Azúcar glas o impalpable
  • 1 huevo batido
  • 2 cucharadas de azúcar

Coloca los tres cuadros de  masa de hojaldre en una charola para horno previamente enmantecada o cubierta con papel encerado. Barniza con el huevo batido y a uno de los cuadros espolvoréalo con el azúcar. Hornea durante 10 minutos a 180º centígrados y deja enfriar.

Coloca en una base o plato un cuadro de hojaldre y cubre con abundante crema pastelera. Repite la acción con el siguiente cuadro de hojaldre y crema, para finalmente cubrir con el hojaldre que has espolvoreado con azúcar, mismo que estará dorado para una linda presentación. Espolvorea antes de servir con un poco de azúcar glas.

Mil hojas de queso crema y fresas

  • 3 cuadros de masa de hojaldre de 15 X 10 centímetros
  • 1 taza de crema batida
  • 1 barra de queso crema
  • 1 cucharada de vainilla
  • 1 taza de fresas picadas

Repite el proceso de los cuadros de masa de hojaldre.

Bate la crema batida, el queso crema y la vainilla hasta obtener una crema densa. Coloca un cuadro de hojaldre y sobre él ¼ de taza de la crema que has preparado, coloca además la mitad de las fresas picadas y cúbrelas con otro cuarto de crema. Repite hasta acabar los ingredientes. Por último coloca un cuadro de masa de hojaldre.

Mil hojas de dulce de leche

  • 3 cuadros de masa de hojaldre de 15 X 10 centímetros
  • 1 ½  taza de dulce de leche

Repite el proceso de los cuadros de masa de hojaldre.

Arma el pastel de mil hojas intercalando los cuadros de masa de hojaldre y el dulce de leche, pero reserva media taza de este y colócalo en una manga pastelera. Termina el pastel con rosetones de dulce de leche.

Ahora bien, puedes tener dos recetas más de este pastel remplazando el dulce de leche por nutella y coronando este pastel con más nutella y avellanas en trozos. Otra versión es remplazando las fresas del mil hojas por frutas de estación como supremas de naranja, duraznos, kiwis o cerezas. Como siempre, la imaginación es el límite.