Si te la pasas revisando estados, fotografías, leyendo mensajes y al  levantarte lo primero que haces es ver quién te ha escrito o quién no, saludando, enviando una imagen, mirando los nuevos estados (estados que dicen quién los ha visto…) Si esta es tu rutina diaria eres adicto al WhatsApp, debes saber que la tecnología en exceso no es buena para nuestro cuerpo, nos debilita físicamente y mentalmente, por ello sigue estos 8 pasos para desintoxicarte del WhatsApp

  1. No te incluyas en grupos: Si eres de aquellos que siempre, en cada celebración o reunión, piensa en crear el grupo, debes saber que tienes un problema. En tu caso lo mejor será que evites ser el que propone la idea. Deja que sean otros,  así darás el primer paso para desintoxicarte del WhatsApp
  2. Configura las notificaciones: Apaga el sonido de tu móvil si tienes que enfocarte en otra cosa, si está configurado para que aparezca una luz de aviso, quítala también. Puedes planificar un rato al día para comprobar y contestar tus mensajes, pero no debe tener la máxima prioridad interrumpiéndote o impidiendo realizar otras actividades.
  3. Aparta la aplicación de tu pantalla principal: No viendo la aplicación tan seguido es una forma sencilla de intentar olvidar la existencia del WhatsApp.
  4. Olvídate del Wi-Fi: Desactivar el Wi-Fi (o la red móvil si la tuvieras) sera beneficioso para ti; esta artimaña también juega favorablemente en el sentido de que si no hay internet, no entrará ningún mensaje nuevo y por ende no hay nada que esperar ya que nunca llegará.
  5. Deja el teléfono lejos de tu vista: Evita tenerlo a la mano si estás en tu trabajo, no lo dejes encima del escritorio, busca un sitio alejado de tu radio de acción, guárdalo en el bolso o en el cajón,  eso será  lo más favorable para ti ya que  tendrás que  levantarte para acceder a él.
  6. Olvídate de los ticks azul: Esta aplicación pareciera que nos quisiera controlar, es por ello que para desintoxicarte del WhatsApp, debes desactivar el famoso check azul pues puede ocasionar problemas, llenando tu mente de pensamientos como "me dejo en visto" ¿por qué no responde? etc. 
  7. Olvídate del WhatsApp por algunas horas: Si vez que estos pasos no te funcionan debes aplicar  medidas desesperadas. ¡No utilices WhatsApp por algunas horas! Está claro que la aplicación es como una droga para ti y por eso lo mejor es tratarla como tal. Un buen truco sería poner el 'Modo Avión' durante algunas horas, para desconectarte del todo.
  8. Apaga el móvil por la noche: Esto ayudará positivamente en tu descanso, pues las ondas electromagnéticas que recibe el teléfono de las antenas de la ciudad no afectarán tu cerebro ni tendrás imágenes o mensajes que afecten tu sueño, alcanzando tu objetivo,  desintoxicarte del WhatsApp. Además si te levantas al baño o a tomar agua no tendrás la tentación de revisarlo y probablemente desvelarte innecesariamente.
  9. Elimina la aplicación: Esta sería una medida muy extrema, pero quizás debes hacerla para lograr desintoxicarte del WhatsApp, considerarla tal vez como un experimento de 7 días. Lo ideal sería desinstalar  el WhatsApp de tu móvil durante una semana y tomar nota de lo que te sucede, ver el impacto de esa medida en tu vida.

Nuestro consejo final es que estés muy consciente de que por el ritmo de vida actual es muy difícil considerar desprenderse de forma definitiva del WhatsApp pero sí es es recomendable que disfrutes más la vida en ambientes naturales, vive, viaja a lugares que no tengan señal, reenamórate del mundo.