¿Qué es la parálisis del sueño?

Este es un trastorno del sueño que se produce cuando estás completamente consciente mientras “duermes”, pero eres incapaz de moverte, aun cuando lo intentas hacer, el periodo de tiempo en el que el trastorno se manifiesta puede durar unos segundos e incluso minutos, ya que tu cuerpo no recibe las señales que le envías para que logre moverse.

Causas de la parálisis del sueño

Hay varias causas por las cuales este trastorno puede aparecer, pero las más comunes son:

  • La falta de sueño.
  • El estrés diario.
  • Cualquier trastorno de personalidad bipolar.
  • El uso excesivo de algunas sustancias que puedan afectar nuestro sueño.

¿Cuándo aparece y a quién afecta?

La parálisis del sueño puede aparecer justo antes de irnos a dormir, o cuando recién nos despertamos. Según una estadística por lo menos 4 de cada 10 personas en el mundo alguna vez experimentaron algún tipo de parálisis mientras dormitaban. Este padecimiento suele surgir en la adolescencia, por primera vez, luego puede extenderse, según los hábitos de la persona, por lo que es probable que todos podamos padecer esta condición alguna vez en la vida.

Efectos

Según la doctora Jennifer Haythe de la unidad de medicina de la universidad de Columbia en los Estados Unidos, la parálisis del sueño siempre suele ser una condición que aterra a quienes la han experimentado, por lo que es frecuente que muchas de las personas que la han sufrido crean que se trate de fuerzas del más allá, lo cual no es cierto, pero suele pensarse eso ya que realmente da terror.

Durante la parálisis del sueño las personas tienen a sentir una fuerte presión el pecho, llegando a creer que se están quedando sin aire, sintiendo que no pueden respirar, como si alguien estuviera encima de ellos tratando de evitar que se despertaran.

¿Por qué sucede esto?

La sensación descrita anteriormente sucede porque aquellos músculos que se encargan de expandir el pecho y abren las vías respiratorias se paralizan, impidiendo que puedas respirar adecuadamente.

¿Qué podemos hacer?

Lo mejor es prevenir que este trastorno se manifieste y eso lo podemos hacer descansando por los menos unas 8 horas al día. Trata de tener un horario específico para cada cosa en tu día a día, respetando por supuesto tus horas de descanso, ya que si alteras tu horario y no descansas lo suficiente esto podría tener serias consecuencias, como la aparición de este trastorno.