Es por ello que conseguir las herramientas que buscas en el garaje se ha vuelto todo un reto. Para poder usar alguna hay que revolver todo el lugar o incluso, toda la casa. Sabemos que te preocupa que cualquier día entrar al garaje sea imposible por culpa del desorden. Buscar una solución te aliviara un montón y permitirá que puedas trabajar en ese espacio con total calma. Además, te ahorrará mucho tiempo y dolores de cabeza. A continuación te recomendamos siete pasos que puedes seguir para organizar mejor tu garaje.

  1. Colores claros para generar sensación de amplitud. Generalmente, las paredes de los garajes son de colores claros. Muchos piensan que de esta forma no se opacará el color del coche. Por eso, uno de los colores más recomendables es el marrón claro. Si consideras que se ve aburrido, podrías colocar unas líneas gruesas con un tono oscuro en la parte baja de las paredes. El piso se ensuciará mucho, por lo que puede llevar cerámica o simplemente mantenerse liso.
  2. Coloca vigas para guardar cosas. En la parte superior de las paredes, puedes colocar vigas cuadradas de manera horizontal. Al ponerlas, es recomendable dejar una distancia considerable con el techo. El procedimiento es muy simple, porque basta con la colocación de dos vigas, una pegada a la pared y otra a poca distancia, para que quede un vacío en el centro que se puede cubrir con tablones de madera.
  3. Almacena cajas de cartón encima de los tablones. Puedes guardar en cajas de cartón esas herramientas que no usas con mucha frecuencia. Es importante que no excedas el límite de peso de la caja. Estas cajas pueden estar situadas encima de los tablones de madera. Si sobra espacio, puedes invertirlo en guardar herramientas grandes y estorbosas.
  4. Coloca tablones en la mitad inferior de la pared. Es importante tener llenas las paredes del garaje, con estantes donde puedas almacenar todo lo que eventualmente uses en ese espacio. Una recomendación muy útil es poner tablones de madera en la parte baja de la pared, en forma de cuadrado. Ahí, puedes colocar sujetadores en las ranuras y colgar herramientas, siempre manteniendo el orden. Estas herramientas que ahí se colocan pueden ser las más usadas. En la parte central, se pueden disponer repisas pequeñas que sirvan de sostén de otros productos.
  5. Repisas en forma de escaleras. En otra pared del garaje, podrás colocar dos repisas de tipo escalonado. De esta forma, puede establecerse una jerarquía en el orden entre lo más usado y lo menos usado, lo grande y lo pequeño. En los pisos inferiores, podrán situarse las herramientas más pequeñas, mientras que en los superiores pueden disponerse las más grandes.
  6. Portallaves accesibles. Entre tanto jaleo de actividades laborales, las llaves son lo que más se pierden. Por eso, es recomendable destinarles un lugar en una de las repisas, o instalar un portallaves cerca de la puerta de acceso del garaje.
  7. Haz un pequeño inventario. En muchas oportunidades, el desorden se produce por buscar algo que ya no existe. Por eso, es importante mantener un pequeño inventario actualizado, que puede ser una simple lista de las herramientas existentes.