Estos son los principales mitos sobre el alcohol que la mayoría suelen proponer como alternativas y soluciones a una borrachera:

  • Comer antes de beber alcohol evita que te emborraches: Esto es totalmente falso, si bien hay personas que creen que comiendo bien antes de ir de fiesta y beber será lo adecuado para mantenerse sobrio, es un mito. Comer bien antes de beber alcohol solo ayudará a que el proceso de absorción del alcohol por parte de tu organismo sea lento, pero eso no quiere decir que evitarás pescar una borrachera, por lo que deberás consumirlo de manera moderada.
  • La cerveza hace que te recuperes luego de una rutina de ejercicios: Se han llevado a cabo ciertos estudios que respaldan esta teoría, primero porque el agua que es lo primero que solemos beber luego de practicar ejercicios, no contiene los mismos minerales y vitaminas que contiene la cerveza, segundo porque la cerveza cuenta con hidratos de carbono que reponen nuestras reservas de energía y finalmente porque la carbonatación le brinda grandiosos beneficios a nuestra salud. Por lo que podemos decir que más que un mito es una realidad.
  • Vomitar hará que vuelvas a estar sobrio: Por una parte estarás liberándote de una parte del alcohol que se encuentra en tu sistema digestivo, pero por otra, si llevas un tiempo bebiendo la cantidad de alcohol que estará corriendo por tu torrente sanguíneo será imposible de eliminar si vomitas, por lo que no evitarás estar borracho, aunque puede que te haga sentir mucho mejor.
  • Un baño frio y un café te quitarán la borrachera: ¿Cómo podría el agua que cae de la ducha hacer que tu borrachera desparezca de una vez?, es imposible, así que no creas que un simple baño de agua fría hará que vuelvas a tu estado de sobriedad. Por otro lado, el café tampoco puede llegar a eliminar el alcohol que ya se encuentra dentro de tu cuerpo, en todo caso, estas dos opciones solo podrían lograr que te despiertes y estés mucho más alerta si es lo que necesitas.
  • Un ibuprofeno antes de beber te mantendrá sobrio: Esto es totalmente falso, además de que suele tener peores consecuencias que las de una borrachera. Un analgésico como el ibuprofeno antes de beber solo logrará enfermar tu estómago, además de hacer que sufras de inflamación hepática, lo que traería como resultado que más del alcohol que consumes entre en tu sistema sanguíneo, por lo que debes tener bastante precaución y evitar esta práctica. Es posible que en la actualidad aún haya personas que la practiquen, evita ser uno de ellos.