La entrada del año 2017 se presume muy interesante en el ámbito tecnológico. La gran expectativa entorno a los nuevos avances, puede ser disimulada con una enorme dificultad, no pudiendo decir lo mismo de las estrategias de competición de las industrias internacionales, que en contraparte, han ideado una diversidad de propuestas innovadoras, algunas extrañas, unas pocas que son relativamente vanguardistas y otras que se declinan por ser más tradicionales, a diferencia de las anteriores, pero eso sí, todas buscan ser llamativas. Una de estas propuestas es la realizada en el entorno automotriz, por el fabricante alemán de automóviles de alta gama BMW, quien al encontrarse con las miras puestas en el mercado de competición internacional nos ha presentado un prototipo de un nuevo modelo, un vistazo inicial de lo que sería el nuevo Mini Countryman 2017.

Para colocarnos dentro de contexto, se puede decir que nos encontramos ante el modelo más extenso y versátil de Mini y de igual manera, ante el primer automóvil de producción en serie de la compañía, que a su vez, presume de un sistema de propulsión híbrido enchufable. Seguramente, se integraría al mercado en España, en marzo de 2017, tras ser presentado públicamente en el Salón de Los Ángeles, California.

Vista del interior del nuevo Countryman

En el apartado de la estética, en especial en la habitabilidad, al ser el modelo más grande de Mini, seguramente se convertirá en el vehículo con más capacidad de la marca, con un repertorio con ostenta suficiencia para transportar a cinco adultos y un equipamiento que promete 450 litros de razón, aproximadamente 100 litros más que el anterior Mini Countryman.

En cuanto a las características técnicas, posee una gama de cuatro motores según variantes, cinco si contamos la versión híbrida. Esta gama comienza con el Cooper Countryman, que ofrece un motor 1.5 de gasolina de 136 CV, se extiende con el Cooper D Countryman, que incorpora un motor 2.0 de diésel de aproximadamente 150 CV, seguidamente de este, nos encontramos el Cooper S Countryman, con bloque de gasolina de 192 CV y por último, al Cooper SD Countryman, con un propulsor 2.0 de diésel de 190 CV. El modelo más potente integra de serie un cambio automático de ocho velocidades, el cual es un componente opcional en el resto de mecánicas, a excepción del híbrido.

Se destaca, como la máxima novedad a nivel de motores del Countryman, la incorporación de uno de extensión híbrida enchufable o plug-in. Es denominada “Mini Cooper S E Countryman All4”, versión que integra el motor V3 de 1.5 litros de gasolina de 136 CV, del Countryman de acceso a la gama, mancomunado con un motor eléctrico síncrono de 88 CV. En conjunto, la potencia del sistema híbrido remonta los 224 CV y el par motor concluye en 385 Nm. Tiene el privilegio de ser el Countryman más potente de la gama, logrando una aceleración de 0 a 100 km/h en 6.9 segundos.

Para finalizar, en el caso de la dotación, ésta puede ser extremadamente amplia, con elementos tan diversos como unos faros de iluminación LED, un control eficiente de las suspensiones y el selector de modos de conducción o elementos inéditos.