• Cuidado con las grasas: En sí las grasas son dañinas para el organismo cuando son saturadas o se consumen en exceso, pero para el hombre la cosa es más complicada aún ya que se ha relacionado un menor conteo en los espermatozoides en los varones que padecen de obesidad. De hecho, en el caballero el desempeño también se liga con mantener un peso idea, y el orgasmo mutuo eleva las posibilidades de un embarazo. Evitemos las grasas y la obesidad.
  • Verduras de hoja verde: El hierro y el ácido fólico dan fuerza y salud a la calidad de los espermatozoides. Verduras como la espinaca, manzanas y granos como el frijol y la lenteja contienen hierro para este fin. Así mismo los alimentos con ácido fólico como los espárragos, el aguacate y el mamey entre otros más, ayudan a evitar los problemas mencionados. Cacahuates, garbanzos, maíz y tomate también son una fuente significante de ácido fólico.
  • Alimentos que elevan la testosterona: El nivel de testosterona se asocia con el consumo de zinc, por lo que al buscar los alimentos que debemos consumir para mejorar la fertilidad también debemos incluir los altos en zinc, así como los que contienen calcio y vitamina D. Las ostras, las almendras, avellanas, el maíz y los mejillones aportan zinc. Mientras que los lácteos proveen del calcio necesario para la fertilidad y contienen vitamina D. Pescado, champiñones y cereales también contienen esta vitamina que además se produce naturalmente cuando tomamos el sol. ¡Bronceado y saludable papá!

Por supuesto, no son los únicos alimentos a tener en cuenta si quieres mejorar la fertilidad en el caso de los hombres. Ten presente que las vitaminas A, C y E también ayudan a un conteo más elevado de los espermatozoides, así que incluir alguno de los alimentos que proporcionan estos nutrientes podría ayudarte.

Qué alimentos evitar

No solo las grasas deben evitarse para mejorar la fertilidad masculina, sino que también el alcohol debe consumirse de forma moderada y por supuesto, eliminar las drogas de cualquier tipo.

Y ojo caballeros, el poco sexo o la falta de este fomentan la infertilidad, así que también unos buenos hábitos, manteniendo una actividad sexual frecuente, ayudarán igualmente a mejorar la calidad del esperma.