También en el caso de que anteriormente no hubiera dado el pecho, hay casos en los que no se produce la subida de leche con suficiente cantidad o calidad, o bien la madre decide no amamantar de forma tradicional al bebé, así la leche de continuación es la que sustituye a la leche de inicio, especial para recién nacidos, que se le da al bebé desde el nacimiento hasta los seis meses.

La diferencia entre ambos tipos de leche radica en que la leche de inicio o de tipo uno  está más adaptada al bebé porque está realizada a partir de una leche de vaca tratada para que la concentración de proteínas sea menor y la leche de continuación o tipo dos  está menos tratada y tiene una concentración de proteínas mayor por eso se recomienda su toma a partir de los seis meses cuando la función renal del bebé está más madura siendo su principal beneficio económico  ya que al ser una leche que requiere menos procesamiento de eliminación de proteínas su precio de venta es menor que las leches de tipo uno.

Normalmente se recomienda su toma hasta los 12 meses, aunque hay pediatras que la recomiendan hasta los 18 meses o los dos años y a partir de los 12 meses pueden tomar leche de crecimiento o tipo 3 que es una leche intermedia entre la de continuación y la de vaca entera que además está enriquecida con hierro.

Actualmente hay pediatras que recomiendan una marca de leche de continuación llamada Hipp, una marca que es líder europeo en alimentación infantil, existiendo también en la gama las de tipo uno y de crecimiento. Se encuentran en grandes hipermercados donde trabajen con productos bio, tiendas online especializadas de bebés y en herbolarios normalmente bajo encargo.

Es una leche de continuación con la que podremos preparar el biberón que está elaborada a partir de leche de vaca ecológica desarrollada según el modelo de la naturaleza  con probióticos y vitaminas A, C Y D para el sistema inmunológico, con omega tres para el desarrollo del sistema nervioso y del cerebro y sin organismos modificados genéticamente.

Su principal ventaja es que al tratarse de una leche ecológica de calidad suele ser mejor aceptada por el organismo del bebé quien la digiere más fácilmente y sufre menos alergias e intolerancias que con otros preparados más comerciales.

Otra marca de leche de continuación que cuenta con el sello europeo de agricultura ecológica es la marca Holle muy usada en Alemania y que también consiste en una leche muy digestiva y con un alto valor nutricional. Además esta marca cuenta con leche de cabra ecológica de continuación  que es una buena opción para aquellos bebés intolerantes a las proteínas de la leche de vaca.

Estas marcas de alimentación infantil que llevan más de veinte años siendo usadas con éxito en el mercado europeo, están cada vez siendo más conocidas y recomendadas entre los padres y por profesionales de la pediatría debido a que resultan más digestivas y mejor toleradas que otras marcas de leche más tradicionales y debido a la calidad de los ingredientes y a su cuidado proceso de elaboración está cada día ganando la confianza de aquellos padres que quieren lo mejor para la alimentación de sus hijos.