Para todo aquel conductor que sea amante de la carretera, las innovaciones tecnológicas, los automóviles potentes y los modelos únicos, es muy gratificante el anunciarles que no se deberá esperar mucho tiempo para conocer quién será el siguiente representante del linaje de vehículos deportivos de motor rotativo de Mazda Motor Corporation. Esta vez la junta directiva de Mazda, como se acostumbra a abreviar el nombre de la reconocida marca de diseño y construcción de automóviles fundada en 1920, y que actualmente cuenta con sede principal en Hiroshima, Japón, ha decidido aprobar el desarrollo del deportivo de motor rotativo y tracción trasera RX-9, que se presentará al mercado entre el año 2019 y el subsiguiente 2020.

La información fue divulgada y confirmada por el medio de información japonés Holiday Auto, una revista especializada, que narra cómo la junta directiva de Mazda se ha reunido y ha decido dar luz verde al proyecto, que contaría con un prototipo presentado el año siguiente. Si se cumple con el programa que se tiene previsto para este proyecto, en el año 2019 se estaría recibiendo la versión de producción del modelo, y un año más tarde, en el 2020, estaría disponible en los concesionarios.

Cabe destacar, que antes de que esto suceda, el fabricante japonés ha decidido presentar una versión de este nuevo Mazda a modo de concept car en el Salón de Tokio de 2017. Sin embargo, hay que reconocer que falta mucho tiempo hasta el año 2020 y en este periodo, todo puede pasar. Esta información suministrada debe ser tomada con una ligera reserva, ya que, si el ejecutivo encargado llega a la conclusión de que no será rentable, es muy probable que lo cancelen.

Interior del Mazda RX-9

Del aspecto estético que ostentaría el modelo, es imposible conocer algún argumento sólido debido a que el proyecto apenas fue aprobado, no obstante, se presume que contará con una estética similar, o al menos inspirada en el Mazda RX-Vision, que fue presentado en el pasado Salón de Tokio.

En cambio, en otro apartado que podría terminar siendo fundamental al momento de decidir si se debe efectuar la compra del vehículo, se han filtrado algunos datos referentes a lo que serían sus características técnicas. En primer lugar, bajo el capó sería incorporado un motor de 1.6 litros, que vendría a ser sobrealimentado por turbo. Este estaría formado por dos ejes rotativos de 800 cc, los cuales en conjunto arrojarían una potencia aproximada a los 400 CV, que comenzaría a ser asimilada por un cambio para posteriormente ser integrada a las ruedas traseras. De modo adicional, otra meta que se contempla al presentar el nuevo Mazda RX-9, es que su peso quede lindante a los 1,300 kg, en otras palabras, un auténtico peso pluma si lo comparamos con sus antecesores.

También se han escuchado rumores que exponen, que se incorporará un cambio en posición transaxle, es decir, sobre el eje trasero. Y en general, aunque es muy repentino hacerlo, hay quien se aventura a adivinar su precio de entrada al mercado en unos 8 millones de yenes, al cambio actual, unos 70.000 euros.