Qué beneficios puede aportarte

Como el té macha al igual que el té verde es un desintoxicante, es perfecto para lograr depurar la piel que si está en mal estado por espinillas y acné se verá aliviada, pero que si se mantiene bien, podrás evitar que algún problema la dañe por medio de esta mascarilla.

Es además una mascarilla que puedes usar en caso de piel delicada, ya que es muy fina y ligera, evitando así enrojecimientos o piel seca y descarapelada por abrasión sobre la piel, ya que esta mascarilla mantiene el rostro limpio sin dañarlo.

Pero veamos cómo realizarla y además aplicarla esta mascarilla.

Receta de esta mascarilla

Qué necesitarás:

  • 1 cucharadita de té verde matcha
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo (no fresco ni picado)
  • El jugo de un limón amarillo, sólo el necesario

Con la ayuda de un cernidor tamiza ambos ingredientes secos, esto porque ambos, el té verde y el jengibre son polvos muy finos que fácilmente forman grumos cuando se les añade líquido.

Una vez tamizados e integrados los ingredientes, poco a poco integra a gotas el jugo de limón y revuelve con un batidor pequeño y en un recipiente también chico. La textura que debes alcanzar con el jugo de limón es la de una crema ligera, como si se tratara de una mascarilla de barro, no densa sino fácil de esparcir con la ayuda de una brocha.

Cómo aplicarla

Con el rostro perfectamente limpio, aplica la mascarilla con la ayuda de una brocha o espátula flexible. Deja actuar por lo menos 10 minutos y relájate mientras la mascarilla hace su efecto. Retira la mascarilla después de este tiempo con abundante agua tibia, seca tu rostro y aplica un hidratante no graso. Repite una o dos veces por semana dependiendo de los resultados.

Recuerda siempre que todo remedio natural pese a ser inocuo puede que no sea el indicado para tu tipo de piel, por lo que, si notas algún efecto contradictorio es necesario suspender su uso. Esta mascarilla no presenta contraindicaciones, pero insistimos, si notas un efecto negativo suspende su uso.