Es una planta medicinal que procede de de India, Ceilán y Malasia. Actualmente se cultiva con fines terapéuticos en zonas tropicales y subtropicales, como por ejemplo las Islas Canarias.

Recibe también los siguientes nombres: hierba limón, toronjil de caña, limonaria, zacate de limón, té de limón, caña santa, cedrón paraguayo, ... Según el lugar donde te encuentres este nombre puede cambiar, así que recuerda siempre consultar ante la duda el nombre científico, a fin de identificar correctamente el ingrediente.

Propiedades del limoncillo

De esta planta se obtiene el aceite esencial llamado Lemongrass, que tiene múltiples aplicaciones. Como componentes activos principales, destacan el geraniol y el citronelol.

El Limoncillo o Hierba Limón también es carminativo (favorece la expulsión de los gases del tubo digestivo) y digestivo, siendo bueno contra vómitos, acidez, dolor de cabeza, mareos. Además, tiene propiedades antisépticas y bactericidas.

Es un buen repelente de insectos, particularmente mosquitos, y atrayente de las abejas, siendo utilizado para recuperar enjambres.

Usos medicinales

Para su consumo, se aprovechan el bulbo y las hojas (unos 5 cm por encima del bulbo) de las que pelaremos las capas externas hasta llegar al interior blanco.

Es habitualmente utilizado en la cocina asiática, especialmente en la tailandesa, donde se añade en pequeñas cantidades a sopas, guisos, ensaladas. Actualmente también se está empezando a utilizar en la cocina occidental.

Con las hojas secas se prepara un té alimonado que tiene propiedades digestivas, analgésicas y expectorantes. Para ello, pondremos en una olla 4 tazas de agua y agregaremos 10 hojas de limoncillo; llevar a ebullición y dejar hervir durante 10 minutos a fuego medio. Pasado ese tiempo, colar y endulzar con miel o azúcar al gusto. Consumir unos 20-30 minutos antes de comer.

En Paraguay, es una de las hierbas más utilizadas para preparar el tereré, la bebida tradicional del país.

El Aceite Esencial del Limoncillo (Lemongrass), también tiene múltiples aplicaciones:

  • Tratamiento relajante y restaurador de los pies: unas pocas gotas en 2 litros de agua a temperatura corporal. Ayuda a quitar el cansancio, problemas de hongos y mal olor.
  • Desodorante natural: existen en el mercado desodorantes que incorporan este aceite en su composición. Además de aportar buen olor, protege la piel y combate las bacterias que producen el mal olor.
  • Para aliviar la fatiga o los espasmos musculares, darse masajes con unas gotas de este aceite diluido en un aceite transportador (coco, jojoba, almendras).
  • Utilizado en difusores, es un buen repelente de insectos y ayuda a relajarse.

   Es importante advertir que un aceite esencial no debe ser ingerido ni aplicado puro sobre la piel. Evitar también el contacto con los ojos y las mucosas.

Contraindicaciones

Aunque es cierto que el limoncillo aporta una serie de beneficios para cuidar varios aspectos de nuestra salud, hay que tener presentes algunas contraindicaciones, algunos casos en los que consumir este ingrediente podría resultar un riesgo:

  • No utilizar en bebés y niños menores de 4 años.
  • Mujeres embarazadas: consultar con un experto para saber si se puede usar o no.
  • Las personas con pieles sensibles deben tener precaución y no aplicar el aceite esencial de Limoncillo directamente sobre la piel.