Una lámpara retro es un objeto que dará en el blanco, en la búsqueda de ese estilo que sigue la tendencia y que parece que no pasa de moda; y es una de las primeras cosas que debemos ubicar, porque a diferencia de una repisa, un multimueble o una cama, la lámpara es un objeto con el que no todos cuentan. Y tiene la característica de atrapar las miradas de todos, por ser el foco de atención cuando se entra en los sitios donde se ha puesto. Así, empezaremos con paso firme a acondicionar nuestro hogar y darle nuestra personalidad de manera más notable.

La elegancia y el estilo son solo algunas de las cosas que conseguirás incorporando en tu hogar una lámpara retro.

Aquellos elegantes salones de baile inmensos, que ahora solo encontramos en clubes, hoteles o centros de juegos, y que antes eran las recepciones de grandes y hermosas casas contaban, sin espacio a excepciones, con preciosas lámparas, de características monumentales, estructuras ornamentales eran coronadas con hermosas lámparas que hacían juego en el sistema de iluminación de los espacios y otorgaban la atmósfera más cálida. Ahora, si bien, no buscamos que nuestra habitación, sala o cocina, parezcan la casa de Drácula, sí queremos generar un aire bohemio y romántico. La posibilidad que tenemos hoy día es de improvisar, lo ecléctico es muy bien visto y, si lo retro de parece atractivo, no tienes que adaptar toda ti casa a un solo estilo, puedes combinar el estilo de los objetos en un solo espacio o, sencillamente, dar un viaje temporal a tus amigos, rediseñando cada uno de los espacios de tu casa, jugando con los diferentes estilos que te gustan y con los cuales le darás personalidad y un aspecto dinámico a tu hogar.

Las lámparas retro pueden variar en sus modelos.  suelen ser de techo pero seguramente, en ventas de garaje o antigüedades, encontrarás gran variedad de ellas, incluso hasta tener la posibilidad de escoger entre lámparas para repisa o para mesa. Las posibilidades son muchas y cuando se trata de la decoración de nuestro hogar, depende de nuestra imaginación escoger las mejores opciones. No te límites y dale a tus espacios las características que más se parecen a ti. Una lámpara retro nos hace ver más sofisticados y hasta más cultos. Si eres un aficionado (a) a los buenos libros, al estilo europeo de antaño, a los buenos licores, seguramente iría bien contigo. Busca un sistema eléctrico que pueda equilibrar la fuerza de la luz, pues, si tienes una lámpara retro con luz tenue, lograrás que tu visita entre en un ambiente de ensueño. Visitarte será para muchos todo un viaje sensorial y temporal.