• Objetivo del jardín: Inicialmente debes peguntarte cuál es el objetivo que buscas al tener un jardín, ya que este es una idea muy general. De modo que corresponde determinar el uso que tendrá tomando en cuenta si quieres tener un espacio verde para que jueguen los niños, un huerto para tener a mano ciertas verdudas u hortalizas, o más bien un jardín lleno de flores y plantas llamativas.
  • Condiciones climáticas: Antes de proceder a hacer cualquier cosa es conveniente que indagues muy bien sobre las condiciones climáticas que tiene el lugar. Incluso si es una zona en la que ya vives por varios años, puede que desconozcas el número de estaciones que allí suceden. Además, es casi una obligación que identifiques claramente el tipo de terreno, las opciones de drenaje, las amenazas más comunes respecto a la presencia de plagas y otros factores externos como el viento, así como el potencial del suelo para ciertas especies.
  • Temporada: Puede que al inicio estés muy entusiasmado y quieras comenzar a hacer tus cultivos y todas las tareas necesarias para que el jardín comience a funcionar de inmediato. Pero antes de hacerlo, observa cuál temporada es la que sucede en ese momento, y analiza si es apta para ciertos procesos como el de la siembra. Más allá, revisa cuál es la temporada anterior en ejecución y cuál es la próxima, para decidir qué tareas pueden hacerse y cuáles deben dejarse por alto. Esto quiere decir que debes tener cierta prudencia en la ejecución de los procedimientos, aun cuando estés muy entusiasmado por tener tu jardín.
  • Herramientas: Probablemente debas comprar las herramientas que usarás al trabajar en tu nuevo jardín. Bien, lo ideal es primero definir todos los elementos anteriores, para saber qué herramientas realmente necesitarás. Sin embargo, aquí te mencionaremos algunas herramientas muy comunes que generalmente no faltan en ningún jardín: tijeras de poda, cortacésped, pala, rastrillo, manguera de riego, bolsas de desechos. Si lo deseas puedes ir comprando estos elementos y ya más adelante puedes adentrarte a adquirir equipos más específicos dependiendo del uso y las condiciones del jardín.
  • Presupuesto: Se trata de un factor muy determinante, porque sin importar el uso que pretendes darle al jardín, el aspecto económico influirá en cada una de las decisiones. En cualquier caso, todo lo que hagas deberá decidirse de acuerdo a la cantidad de dinero con la que cuentas, y también a qué tan creativo puedes ser al momento de reciclar y reutilizar ciertos materiales.

Si te sientes un poco perdido sobre cómo proceder, ten presente que siempre podrás acudir a algún especialista en jardinería que te dará los consejos básicos para proceder a poner en marcha tu jardín.