• Frikis de Star Wars y otras series del espacio: Quizás seáis los que os habéis hecho un hueco más grande en el mercado de las infusiones. Parece claro que a bordo del Halcón Milenario se debía de tomar más de una infusión a juzgar por la cantidad de material que hay al respecto. Tazas para infusión que son en realidad cabezas de la Guardia Imperial, teteras que representan a Darth Vader o infusores con la forma de R2D2.  Por supuesto, también hay versiones para otros amantes de sagas del espacio como Star Trek, aunque hay que reconocer que los trekkies lo tienen un poco más complicado para encontrar sus objetos favoritos.
  • Frikis de la ciencia: No importa si te gustan los dinosaurios, las naves espaciales o los insectos más repugnantes. Puedes encontrar infusores con todas estas formas. En el último caso no es muy recomendable que lo uses delante de gente demasiado sensible, porque ver una especie de cucaracha, aunque en realidad sea un isópodo gigante, saliendo de tu taza puede ser una experiencia demasiado intensa.
  • Frikis de los gatos: los amantes de los gatos tienen fama de que también adoran leer y tomarse una buena infusión de roiboos. Quizás sea porque los gatos se asocian siempre al relax, la tranquilidad y la relajación. En cualquier caso, son muchos los que aman a estos animales e Internet se ha rendido claramente a los felinos. Por eso, encontrar objetos de lo más friki relacionados con gatos para tomarte el té es muy fácil. Teteras, cucharas con cabecitas o patitas de gato e incluso infusiones especialmente pensadas para que puedas compartirlas con tus amigos felinos. ¿Sabes que los gatos adoran la valeriana? Eso sí, en un primer momento les resulta muy excitante, pero tras la euforia inicial se relajarán.  La mayoría adoran revolverse en ella, igual que en la manzanilla. Pero algunos aceptan tomar un poco en un platito si ven que su compañero humano también la toma.
  • Frikis en general: si lo que sucede es que te gustan las cosas muy originales en el terreno de las infusiones lo tienes muy fácil, porque las hay de todos los tipos. Imagina una aleta de tiburón flotando sobre tu taza y dejando tras de sí un rastro rosado…en realidad es solo un infusor que ha sido rellenado con una infusión de fresas o de cerezas.

Por supuesto, si quieres llamar la atención, deberás de estar al tanto de cuáles son las infusiones más raras y más exóticas para pedirlas a cualquier rincón del mundo y sorprender a tus invitados todavía un poco más.