Pero en algunas ocasiones, las invitaciones de boda, al igual que otras invitaciones, pueden incluir algunas indicaciones para los invitados que es de cortesía respetar. Que se lo digan sino al famoso Kiko Rivera, que hizo correr ríos de tinta por, según se justificó, no leer la petición de acudir de etiqueta a la boda de su hermano.

Las indicaciones más clásicas y que cada vez se ven menos a no ser en enlaces muy solemnes son las siguientes:

  • Etiqueta o rigurosa etiqueta: Implica smoking en los hombres y un traje largo para las mujeres. Se puede especificar corbata negra o corbata blanca. En el segundo de los casos, en lugar de smoking se usaría un frac. También se puede utilizar la expresión etiqueta suplicada que implica que no es obligatoria la etiqueta o no tiene por qué ser tan rigurosa.
  • Traje oscuro: Es la indicación más habitual. El hombre acude con un traje clásico en tono oscuro y la mujer de corto si es de día y de largo si se trata de una cena.

A la hora de la verdad, en las bodas normales que no tienen tanta pompa, lo habitual es que los hombres lleven un traje clásico y las mujeres un vestido que en muchos casos o se mira si es largo o corto en función de la hora, sino de las modas. Para los hombres más jóvenes, incluso están permitidos los vaqueros con camisa y chaqueta.

Peticiones especiales

Más habitual que la etiqueta es, hoy en día, realizar otro tipo de peticiones sobre el vestuario en la invitación. Por ejemplo, es cada vez más común hacer bodas en la playa tipo ibicenca y pedir a todos los invitados que acudan vestidos de blanco. Este color, que suele ser evitado en todas las bodas por estar reservado a la novia, es el protagonista en este tipo de enlaces y no haberlo leído puede hacer que se acabe destacando mucho en este tipo de fiestas.

También se realizan bodas temáticas en las que todos los invitados deben de ir vestidos con un determinado estilo, por ejemplo bodas rockeras, bodas de época o bodas al estilo de los años veinte. Muchas parejas quieren organizar algo diferente y divertido y, con la complicidad de los amigos, decoran el local e invierten muchas horas en conseguir una ambientación perfecta, por lo que debemos de hacer lo posible por respetar su deseo.

Aunque a muchas personas les molestas estas peticiones porque implican en muchos casos tener que comprar un tipo de ropa que quizás no vayamos a ponernos nunca más, es importante recordar que se trata del día de los novios y que si estamos disconformes con la manera en la que organizan su enlace siempre tenemos la opción de ofrecer una excusa educada y no ir.