La hierba santa es también conocida como cordoncillo blanco, acuyo, tlenepa, alaján o momo. Su nombre viene de una leyenda mexicana que cuenta que la Virgen María secó los pañales del niño Jesús en un arbusto de esta planta. Es una planta muy versátil, no sólo se utiliza con fines medicinales. Por ejemplo, las hojas se utilizas en la cocina mexicana, en los tamales del sur de México para envolver canes y pescados. También se utiliza en Guatemala, Perú, Cuba, Panamá entre otros.

Sus propiedades medicinales

La hierba santa contiene aceites entre los que destaca el Safrol, con propiedades anestésicas, y el Eriodictiol, con propiedades expectorantes. También tiene Minerales (fósforo, calcio, hierro), Vitaminas (C, riboflavina, tiamina), Betacarotenos y Fibra. Así que no sólo servirá para tratar resfriados, gripes o el dolor de músculos y articulaciones, también resulta un buen complemento por los nutrientes saludables que aporta.

Usos de la hierba santa

Para utilizar la Hierba Santa, prepararemos una Infusión de 1 cucharadita de hojas machacadas en 1 taza de agua hirviendo. Retirar del fuego y dejar reposar durante 1/2 hora. Cuando esté tibia, colar y ya se puede consumir.

Otra forma de utilizar la hierba santa, es en tintura o en emplastos. La tintura es una preparación que se obtiene de mezclar alcohol, agua y una porción de la planta; la dosis a tomar es de 20 gotas en ¼ de vaso de agua. El emplasto se obtiene calentando hojas de hierba santa durante 3 minutos, a continuación, se exprimen para eliminar el exceso de agua y se ponen todavía calientes sobre la zona a tratar.

La infusión de hierba santa es sedante y ayuda con problemas digestivos, diarreas, dolores de estómago y falta de apetito. Tanto la infusión como la tintura, se utilizan para tratar la bronquitis, la tos y bajar la fiebre.

La infusión de hojas de hierba santa se puede aplicar en forma de lavados para la caspa del cabello.

Usaremos el emplasto en caso de sarna, tratar dolor de articulaciones y musculares, dermatitis o quemaduras.

Contraindicaciones

Si se va a consumir hierba santa, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • El Safrol en altas dosis puede dañar el hígado y el cerebro, por lo que se recomienda no abusar de su consumo.
  • Evitar esta planta en los enfermos renales o hepáticos.
  • Precaución en mujeres embarazadas o lactantes.
  • No administrar a niños pequeños.

Si tiene alguna duda, consulte primero a un médico o a un especialista para que le aconseje.