El estado de ánimo, entre otros factores, tiene cierto impacto en la forma en que nos alimentamos. Si quieres llevar una mejor nutrición y calmar tu hambre emocional, lee los siguientes consejos.

Diferenciemos el hambre física de la emocional

Muchas veces nos aborda el apetito y debemos aprender a reconocer si es físico o emocional, el apetito físico es cuando realmente tienes hambre, y tu organismo te pide que comas algo ya sea salado o dulce para calmar esa necesidad. Por otro lado, el apetito emocional es otro tipo de sensación de hambre, es cuando no cualquier cosa te puede satisfacer, debe ser algo en concreto, muchas veces no sabemos que es, porque suele ser un antojo. Ahora que lo sabes sigue los 5 consejos

Consejos para calmar el hambre emocional

Ahora sí, teniendo en cuenta lo que significa el concepto de hambre emocional, cuáles son sus motivaciones y la sensación que provoca, vamos a darte consejos para evitar caer en este hábito, especialmente si te causa problemas de sobrepeso y desearías seguir una dieta equilibrada:

  • Deja la energía fluir: Martha Mayer es una reconocida asesora de salud y experta en nutrición, quien en su conferencia “como te sientas, comes”, afirma que las muchas veces las emociones suelen tener vida, además de forma, y estas suelen transformarse generando ciertas energías, que debemos dejar ir, para de esta  manera encontrar un punto de equilibrio en nuestro cuerpo, sintiéndonos mucho más relajados.
  • Las relaciones tóxicas no son una opción: Algunas relaciones suelen tener cierto nivel de toxicidad, que suele afectar normalmente a ambas personas en la relación, muchas de las circunstancias a las que estamos expuestos en este tipo de relaciones nos hacen experimentar emociones demasiado fuertes, las cuales pueden afectar de alguna manera nuestros hábitos alimenticios.  A veces la comida suele ser ese escape de la tristeza y la depresión y creemos que comiendo aliviaremos el dolor, esta comida por lo general es denominada “comida arrulladora”, ya que nos hace sentir como si estuviéramos llenando vacíos que dejaron seres queridos y suelen calmarnos casi de inmediato, lo cual puede ser contraproducente.
  • Equilibra tus platos para cada comida: Hay que saber muy bien que alimentos puedo comer, durante las diferentes comidas del día, ya sabemos que el desayuno es la comida más importante del día, por lo que no deberías saltártela, incluso si despiertas tarde. Tu comida se debe dividir en cuatro diferentes secciones, las cuales deben incluir: verduras, frutas, proteínas y granos; todas estas en un solo plato. Es importante alimentarse con una dieta que sea rica en semillas y vegetales.
  • Ingiere comida nutritiva: La idea no es solo ingerir proteínas o frutas, porque por lo general estas suelen calmar el hambre por un momento, luego esta regresa de nuevo. Lo recomendable es siempre incluir algo de proteína, ya que esta tiene un efecto neutralizador sobre los carbohidratos, que genera ansiedad por lo dulce. Puedes buscar alimentos bajos en carbohidratos para evitar así una ingesta excesiva de este componente.
  • Bandeja contra el hambre para los antojos: Esta debe ser una bandeja que esté compuesta por grasa saludable, carbohidratos y proteína, no se debe comer la fruta sola, nunca. Combinar la fruta con otra cosa como algo de jamón o alguna nuez, sería mucho mejor.