Tener los cachorros

Si optamos por seguir adelante con la gestación y tener los cachorros debemos de tener en cuenta que vamos a tener que hacernos cargo de las revisiones veterinarias y que quizás sea necesaria alguna intervención profesional en el parto, en el caso de que este presente problemas.

También debemos de valorar qué es lo que vamos a hacer con los perritos o gatitos una vez que nazcan. Si estos no son de raza puede resultar complicado encontrarles un hogar y lo mejor es empezar cuanto antes a hacer correr la voz entre conocidos para que si alguien está buscando un cachorrito pueda valorar el esperar por uno de los nuestros.

Los bebés tendrán que estar con nosotros al menos durante los dos primeros meses de vida, por lo que tendremos que pensar en dónde vamos a tenerlos para que estén seguros y puedan crecer sin complicarnos en exceso la vida.

No tener los cachorros

La opción de no continuar con la gestación también existe y hay que valorarla convenientemente. Hay dos maneras de interrumpir una gestación, la primera de ellas es mediante tratamientos para causar el aborto. El veterinario nos puede hablar sobre las diferentes posibilidades. En este caso, el animal podría volver a concebir y debemos de plantearnos seriamente si esta es la mejor alternativa, ya que podríamos volver a encontrarnos con otro embarazo no deseado.

La segunda opción consiste en una intervención quirúrgica para extirpar el útero y los ovarios a la hembra. De este modo no solo se le quitan los fetos, también se le esteriliza para que no pueda volver a quedarse preñada y de este modo se elimine totalmente la posibilidad de que se pueda repetir el problema.

Las camadas no deseadas son una de las principales causas de abandonos de animales, sobre todo de gatos, por lo que es muy recomendable esterilizar al animal desde el principio si no se trata de un ejemplar de raza que esté destinado a criar. La esterilización previene además diferentes enfermedades, como los cánceres de mama o los tumores en el útero y evitan el malestar de la hembra durante los celos.